La Junta reclama al Gobierno que el decreto del aceite «genere oportunidades»

El encuentro ha contado con la participación, entre otros, del presidente nacional de Infaoliva

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha mostrado su apoyo al sector oleícola para que el nuevo Decreto de Calidad de Aceites de Oliva, que está elaborando el Ministerio de Agricultura, «genere más oportunidades y no más cargas», especialmente en un contexto marcado por la crisis de precios y el impacto de los aranceles de Estados Unidos «que tanto daño están provocando en el sector».

Así se lo ha trasladado la consejera de Agricultura a los máximos responsables de la Federación Española de Industriales Fabricantes de Aceite de Oliva (Infaoliva) en una reunión telemática que ha mantenido recientemente con esta organización empresarial, según ha informado la Consejería de Agricultura por medio de una nota.

El encuentro ha contado con la participación, entre otros, del presidente nacional de Infaoliva, Pedro Jesús Santolaya, del presidente de esta federación en Andalucía, Francisco Pérez, y de la directora general de Industrias, Innovación y Cadena Agroalimentaria, Cristina de Toro.

A juicio de Crespo, no es el momento más idóneo para exigirle al sector que gaste sus fondos para adecuarse a nuevas obligaciones.

La consejera de Agricultura ha apostado por el diálogo y la interlocución constante con el sector para analizar el impacto de las medidas que se proponen y los plazos para su implantación.

«Para llevar a cabo todo estos cambios hay que tener en cuenta las posibilidades económicas actuales de un sector que atraviesa tiempos complicados y el tiempo que necesita para su adaptación al nuevo decreto», ha remarcado la consejera, quien ha puesto el acento en que «acometer todos estos cambios conlleva gastos económicos y un esfuerzo añadido en el sector para tecnificar, organizar y comercializar según la nueva norma y dentro de los plazos marcados».

Además del borrador del Decreto de Calidad de Aceites de Oliva elaborado por el Ministerio de Agricultura, la consejera ha abordado con Infaoliva otras cuestiones de interés para el sector, como la urgencia de que el nuevo artículo 167 bis del Reglamento de la Unión Europea se aplique al inicio de la próxima campaña «para mantener unos precios justos y rentables».

«Es clave que podamos disponer de esta medida, que hemos demandado todos desde Andalucía, con el inicio de la campaña, porque es una magnífica herramienta para regular la oferta, como ocurre en el sector vitivinícola», ha aseverado.

Crespo ha trasladado a la organización empresarial los planteamientos de su consejería respecto a la Ley de Cadena Alimentaria. Ha insistido en que determinadas medidas «son, en la práctica, de difícil o incluso imposible aplicación», como en el caso de las nuevas incorporaciones obligatorias a los contratos.

«Aunque en teoría deberían suponer un avance y una mejora para el proveedor, tal vez al final supongan mayores problemas a estos proveedores», ha indicado.

La consejera ha sostenido la necesidad de que haya «una normativa nacional ambiciosa, fuerte y eficaz», puesto que hasta la fecha las medidas adoptadas por el Ministerio de Agricultura «resultan insuficientes».

«La fijación de los precios en los distintos eslabones de la cadena a partir de los costes de producción es clave para lograr el ansiado y necesario equilibrio», ha recalcado Crespo, antes de concluir que esta es la vía «por la que están avanzando otros países como Francia y esperamos que España no se quede atrás».