La Junta defiende la contratación «pública y transparente» de auxiliares de playas 

Adelante Andalucía ha denunciado «irregularidades» durante el proceso de contratación de los auxiliares

El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, ha defendido este jueves ante el Pleno del Parlamento que el proceso de contratación de los 3.000 auxiliares de playa, que empezaron a trabajar el lunes, ha sido «público y transparente», mientras que Adelante Andalucía ha denunciado «irregularidades».

En la sesión de control al Consejo de Gobierno del Pleno, Bendodo ha expuesto que ese procedimiento de contratación ha sido «público y transparente, según el procedimiento de emergencia de la Dirección general de recursos humanos y de función pública».

Ha añadido que, para la contratación de esas personas, se ha recurrido a las bolsas vigentes de la Junta para el personal de servicios generales, que estaban operativas desde hace años.

Ante insuficiencia de candidatos en esas bolsas, según ha apuntando, las delegaciones del Gobierno andaluz en las provincias publicaron una convocatoria abierta a la ciudadanía en el portal del empleado de la Junta.

Según Bendodo, se inscribieron más de 84.000 personas en 24. Ante las críticas de Adelante, se ha mostrado convencido de que el problema que tiene esa formación es que le «hubiera encantado» tener esta idea de la contratación de 3.000 personas y proponerla.

Ha defendido que la medida se ha acordado con todos los ayuntamientos costeros, de manera que los 61 han firmado el convenio. Ha indicado que con este plan de empleo se consigue el objetivo de generar empleo y trasladar el mensaje al turismo de que tenemos las mejores playas de España, que son seguras.

Por su parte, el diputado de Adelante Ismael Sánchez ha denunciado que la Junta anunció «a bombo y plantillo» que se contrataría a esas personas utilizando la bolsa única de la administración, pero «ni se ha utilizado esa bolsa ni los contratados van a recibir el salario prometido de 1.900 euros netos, que serán finalmente brutos».

«Se ha jugado con las esperanzas de más de 170.000 personas que se inscribieron en esa bolsa única de contratación de la Junta», según ha dicho.

En su opinión, todo ha sido un «auténtico desastre», porque al final se ha recurrido a una «bolsa residual» cuando se sabía de antemano «que no había las suficientes personas inscritas», de manera que se tuvo que abrir un plazo de 24 horas «sin publicidad previa».

«Este proceso ha caído en muchas irregularidades, no sabemos qué criterios se han seguido para contratar a las personas», según Sánchez.