Cádiz se queda sin procesión de la Virgen del Carmen

El besamanos de la Virgen del Carmen de San Fernando, sustituido por un acto de veneración

La archicofradía del Carmen ha confirmado lo que era un secreto a voces. No habrá procesión de alabanza en la tarde el próximo día 16 de julio por las calles de Cádiz.

La corporación de gloria ha tomado esta dolorosa decisión atendiendo a las recomendaciones de evitar aglomeraciones, en uno de los actos cofrades más significados de todos los que se celebran en verano en la Tacita de Plata.

Igualmente, la junta de gobierno encabezada por Pepe Trigo, ha anunciado que se mantiene la celebración de la Novena prevista inicialmente entre los días 7 y 15 de julio respetando las medidas de seguridad fijadas en la nueva normalidad.

Asimismo se anuncia la celebración de una misa funeral el día 16 de julio, coincidiendo con la festividad de la Virgen y en la que se recordará a los difuntos que ha dejado esta terrible pandemia que sigue azotando al mundo.

Por otra parte, la junta de gobierno de la Venerable y Real Hermandad de Nuestra Señora del Carmen Coronada, Patrona y Alcaldesa Perpetua de la ciudad de San Fernando y Patrona y Capitán General de la Armada Española, en sesión ordinaria celebrada el día 11 de junio, y dada la situación excepcional que estamos viviendo con motivo de la pandemia COVID-19, ha acordado en relación a los cultos principales que anualmente se celebran en el mes de julio, sustituir el solemne besamano y procesión de la Santísima Virgen del Carmen Coronada por un acto de veneración.

Para ello la Virgen estará expuesta bajo el presbiterio de la Iglesia para que los fieles puedan rezar y tenerla cerca. Se instalará una mesa en la capilla de la Virgen para depositar limosnas y víveres no perecederos para ayudar a nuestros hermanos más necesitados.

De esta forma los cultos quedarán configurados de la siguiente manera. La solemne novena se celebrará como viene siendo habitual del 7 al 15 de julio, siguiéndose todas las normas de seguridad dictadas por el gobierno y las autoridades sanitarias. El 16 de julio, festividad de la Virgen de Carmen, comenzará con el tradicional acto de felicitación a la Virgen a las 12 de la noche, y la función principal se celebrará a las 11 de la mañana. A mediodía se cerrará la Iglesia el tiempo suficiente para que el equipo de mayordomía adecue el altar en el que estará la Virgen expuesta en acto de veneración durante el resto de la jornada.

«Lamentamos las molestias que esta decisión y modificación de los cultos puedan causar, pero entendemos que en las circunstancias actuales debe prevalecer la prudencia y la sensatez a fin de evitar riesgos para la salud de los ciudadanos», indican desde la hermandad.