Dos menores de 3 y 14 años mueren en piscinas en menos de 24 horas

Otro niño de 2 años también se encuentra en estado muy crítico

Llega la época del calor y de las piscinas abiertas. Y de las ganas de chapuzones. Y de las confianzas bajo agua. Pero hay que tener mil ojos en este tiempo veraniego, sobre todo con los más pequeños. Con los menores. Con los niños. Con los bebés. Nigrán, en Pontevedra, se ha teñido de luto. Una niña de tres años ha fallecido al ahogarse en una piscina prefabricada.

Y es que la pequeña Noa salió de su casa, cruzó a la de los vecinos, subió como una exhalación sin que nadie la viera los peldaños de la escalera de la piscina y cayó. Cayó en un santiamén. Cayó de sopetón. Cayó para ya no contarlo más. Cuando su prima la encontró no respiraba y, pese a que intentaron reanimarla, durante una hora no pudieron salvarla.

Mas no ha sido el único caso de ahogamiento que se ha producido en las últimas horas. Porque un adolescente de 14 años ha fallecido tras sufrir un ahogamiento en las piscinas municipales de La Granja d’Escarp (Lleida). No queda aquí la reseña de sucesos semejantes. Otro pequeño, en la localidad madrileña de Morata de Tajuña, se debate también entre la vida y la muerte.

Así las cosas, al niño se lo encontraron sus hermanos en parada pero gracias a las indicaciones de los sanitarios la familia pudo hacerle con éxito la maniobra de reanimación y fue evacuado con vida al hospital 12 de Octubre donde continúa en estado crítico.

Cabe reseñar que este fin de semana dos adultos han muerto ahogados en Castellón y los equipos especiales de la Guardia Civil continúan buscando a un hombre que cayó de una embarcación en el pantano de Cíjara, en Badajoz, el domingo. El hombre iba en una pequeña barca y se tiró al agua para salvar al hijo de su novia que había caído accidentalmente. ¡El destino que a veces se manifiesta a bocajarro!