Una profesora gaditana atrapada en EEUU, a la espera de que reabran las fronteras

«Si no voy a trabajar más este curso, entonces qué hago aquí», ha subrayado la joven

La crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha dejado a muchas familias con la incertidumbre de no saber cuándo podrán volver a verse. En algunos casos estas familias no solo se encuentran separadas en viviendas diferentes sino en países distintos. Es el caso de Mari Carmen Palmero, una joven gaditana que trabaja en Estados Unidos y que se encuentra a la espera de que abran las fronteras para poder regresar de nuevo a su casa en España, según ha señalado a Europa Press.

Mari Carmen Palmero trabaja como profesora en un colegio del estado de Nuevo México, donde lleva casi dos años y donde se encuentra actualmente teletrabajando, ya que las escuelas estadounidenses, al igual que las españolas, permanecen cerradas a modo de prevención.

«En EEUU se ha ido siempre una o dos semanas por detrás de España, aunque ya hace un mes que cerraron las escuelas», ha afirmado la joven, explicando que «al principio dieron tres semanas sin escuela y luego, la segunda semana, dijeron que no abriría más durante todo el curso, que aquí termina a final de mayo».

La gaditana, que se trasladó a EEUU «para trabajar y viajar», ahora se ve confinada, «sin poder aprender, sin poder salir». «Si no voy a trabajar más este curso, entonces qué hago aquí», ha subrayado relatando que pensó en volver a España pero fue entonces cuando cortaron los vuelos.

«Ahora mismo desde EEUU directamente no puedes volver a España y de hecho, dentro de EEUU solo están el 20 por ciento de los vuelos operativos, así que tendría que ir a Reino Unido y desde allí apañármelas para ir a España», ha señalado. «España nos tiene que recibir pero no hay vuelos directos, están cancelando todos los vuelos», ha manifestado.

En este sentido, Palmero ha resaltado que «se supone que dentro de poco, en mayo ya empiezan a salir algunos vuelos directos para España» y que para esta fecha podrá volver a España. «Para mayo me he comprado un vuelo porque, aunque ahora mismo no están operando, se supone que a mitad de mayo ya empiezan a salir».

«Ahora mismo estoy bien, sana y en casa», ha apuntado la profesora, quien ha asegurado que en el país americano «no está prohibido salir a la calle en grupos de menos de cinco personas». «Si no vives con ellos, tienes que mantener un metro y medio de distancia pero nos dejan salir a caminar y a correr, a sacar el perro, a comprar en el coche, y sin importar las personas que vayan en él», ha detallado.

Así, ha reconocido que la población estadounidense «no está concienciada y no hay ningún tipo de control». «Aquí en EEUU la vida no se hace en la calle, se hace en el coche o en los sitios y desde que han cerrado todo la gente hace vida en la calle», ha destacado añadiendo que sus propios alumnos «cuentan que han ido a casa de su abuela».

Sin embargo, a pesar del gran número de positivos que se están produciendo en Nueva York, en el estado de Nuevo México, «que es como la mitad de España de grande, hay alrededor de 1.000 afectados», una cifra muy similar a la que presenta la provincia gaditana actualmente.