La agricultura sevillana, ‘castigada’ por el Gobierno central

La Junta destaca a través de un informe del excesivo ‘castigo’ que está sufriendo uno de los sectores más importantes de la economía de la provincia de Sevilla

La delegada territorial de Agricultura de la Junta en Sevilla, María Isabel Solís, ha vuelto a destacar lo que a su juicio es un «castigo manifiesto» por parte del Gobierno central a la agricultura sevillana y, en concreto, a los sectores más importantes de su economía, tales como el aceite y la aceituna de mesa, los viñedos y la uva de mesa, o el arroz, el girasol y el maíz.

«Desde la Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de Sevilla, ha dicho su titular, recordamos al PSOE de Andalucía que el nuevo informe remitido al Ministerio de Agricultura sobre las reducciones de coeficientes de módulos de IRPF, se lleva a cabo porque el Gobierno presidido por Pedro Sánchez no ha atendido las peticiones hechas por la Junta de Andalucía», ha dicho en un comunicado.

Indica que se trata de un informe «riguroso, técnico y concienzudo» sobre la situación del campo y la ganadería sevillana, y se remite, según indica, porque el Gobierno central no incluye en la rebaja fiscal publicada el día 9 de abril a sectores tan importantes en la provincia como es el aceite y la aceituna de mesa: «un sector que durante el año 2019 ya tuvo que vender por debajo de los costes de producción y que además está sufriendo los nuevos aranceles impuestos por mercados tan importantes para nosotros como el de los Estados Unidos».

Recalca que el sector olivarero genera «una gran cantidad de jornales al año y que facilita ocupación a una importante cantidad de temporeros en la provincia de Sevilla, concretamente en áreas y localidades muy castigadas por el desempleo».

«El gobierno andaluz había solicitado un coeficiente cero para el sector olivarero, y como resultado destaca que el Gobierno central sólo ha concedido el 50 por ciento de lo solicitado. Con esta actitud, el Gobierno castigará aún más a un sector ya muy debilitado», añade.

Solís ha afirmado también que el Gobierno de Madrid tampoco ha atendido las peticiones realizadas por la Consejería de Agricultura para los productores de viñedo y uva de mesa de los municipios de Lebrija y el Cuervo.

«Se pidió por parte del Gobierno andaluz la reducción de un 0,32 a un 0,16, y no se ha concedido nada. Al igual que no se han atendido las peticiones hechas para el cultivo del arroz ni de oleaginosas», incide.

«El Gobierno central tenía la oportunidad de actuar con justicia y solidaridad con los miles de agricultores y ganaderos que se levantan cada día para garantizarnos alimentos de calidad pese al riesgo que esto supone para sus familias en estos difíciles momentos, y en cambio ha optado por mantener la presión fiscal», subraya.

En definitiva, concluye Solís, «nos encontramos ante un partido, el PSOE de Andalucía, que se dedica a crear confusión ante la opinión pública sevillana y andaluza, en vez de dedicarse a remar a favor de la agricultura y la ganadería de nuestra tierra».