Hosteleros andaluces piden «apoyo económico urgente»

Horeca ha recordado que este sector es la base de la economía andaluza, con 300.000 trabajadores y unos 55.000 establecimientos

La Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía (Horeca), formada por las ocho patronales provinciales turísticas y hosteleras de la región, ha exigido al Gobierno de España un respaldo económico «urgente y decidido» ante la crisis sectorial derivado de la pandemia del coronavirus para «evitar el colapso del principal sector productivo de la comunidad, con una contribución cercana al 15 por ciento del PIB regional».

Ante la situación actual, con la hostelería como actividad más afectada por el cierre general decretado, «se hace imprescindible que las demandas de Horeca en relación a la exención de pago de alquileres, supresión de impuestos y tasas municipales, aplazamiento de tributos y esfuerzos en campañas de promoción y marketing sean tenidas en cuenta», ha subrayado la organización en una nota de prensa.

En concreto, Horeca Andalucía ha exigido al Gobierno central que los ERTE tengan incorporación paulatina de trabajadores y que no se acaben con la finalización del estado de alarma; que se suspendan de igual manera las cotizaciones de autónomos durante seis meses; que se aplacen el IVA, el IRPF y el Impuesto de Sociedades con prorrateo en los ejercicios 2021 y 2022; que se exima a los arrendatarios del pago de los alquileres mientras dure el estado de alarma, y que se eliminen los impuestos y tasas municipales como el IAE, el IBI, las basuras y la ocupación de vía pública durante varios meses después del levantamiento de la situación excepcional.

Así, la Junta Directiva de Horeca ha recordado que este sector es la base de la economía andaluza, con 300.000 trabajadores y unos 55.000 establecimientos, y su afectación se ha evidenciado en la presentación de los ERTE, en los que la hostelería es la actividad con más expedientes tramitados ante las instancias competentes.

Por ello, su presidente, Francisco José de la Torre, ha tildado de «fundamental» que tanto la Junta de Andalucía como los ayuntamientos de la comunidad «se unan al sector privado en la presión al Gobierno de España para lograr la aprobación de unas medidas imprescindibles para superar la crisis actual que permitan una «salida en V».

Además, la patronal andaluza ha pedido que se pueda llevar a cabo una apertura progresiva por zonas concretas, de manera que si hay lugares, ciudades, provincias (o incluso el conjunto de Andalucía) libres de casos, o cumplen los estándares que en su momento determine el Gobierno de España, puedan comenzar con la actividad económica hostelera «sin esperar a zonas más afectadas del país que pudieran tardar más en bajar casos y contagios».

«Esfuerzo de promoción»

En este sentido, Horeca Andalucía ha considerado que los esfuerzos de promoción tanto públicos como privados que se vayan a llevar a cabo deben tener un único objetivo: «el mantenimiento de la actividad hostelera apelando a los mercados objetivos que ahora pueden funcionar, como son el local (propia ciudad y provincia), andaluz (conjunto de la comunidad) y próximo (localidades y autonomías limítrofes, sin olvidar Portugal)».

«Para ello es indispensable la coordinación promocional entre ayuntamientos, diputaciones (a través de organismos turísticos), la Junta de Andalucía y la iniciativa privada. Si no se diseña un plan general, se corre el riesgo de desperdiciar esfuerzos repitiendo a pequeña escala iniciativas redundantes», ha previsto la federación.

«No se entiende que con una caída total de la actividad como la que se ha producido, y con una vuelta a la normalidad paulatina, se apliquen restricciones en horarios», según el presidente de Horeca, quien ha solicitado «adaptar la normativa autonómica y municipal a la situación de excepcionalidad hasta que se recupere la normalidad en los mercados».

A su juicio, «es fundamental permitir las terrazas de verano, incluidas las de los hoteles; ampliar el espacio y modificar el horario de cierre de las terrazas en las zonas ZAS; y también ampliar el horario de cierre de las terrazas en general y permitir las actuaciones de pequeño formato, para lo que será necesario modificar las restricciones del decreto 155 de la Junta de Andalucía en este sentido».

Otra propuesta de Horeca, surgida en la última reunión telemática de la Junta Directiva, es la coordinación entre las consejerías de Turismo y Sanidad con ayuntamientos, sindicatos y asociaciones hosteleras para que trabajen ya con protocolos de seguridad que anticipen las nuevas condiciones que regirán cuando los establecimientos puedan abrir.

Según De la Torre, «hay más de cien leyes que durante estos días están cambiando. Hay que saber qué ha cambiado y luchar por el futuro que se nos viene encima tras esta pandemia. Sabemos que hemos perdido la facturación en nuestra mejor temporada. Tenemos que luchar por los alquileres y las subvenciones que podamos recibir. Son muchos pequeños empresarios los que están sufriendo desde el primer día que se decretó el estado de alarma».