Hospital Juan Ramón Jiménez ofrece apoyo emocional ante el Covid-19

La Unidad de Salud Mental del centro hospitalario onubense ofrece programas de ayuda psicológica destinados a pacientes con coronavirus, familiares y profesionales

La Unidad de Salud Mental del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez de Huelva presta apoyo emocional a todos los pacientes hospitalizados en el centro con Covid-19 y su familia, así como a los profesionales que los atienden.

Se trata de programas de ayuda psicológica encaminados a afrontar la situación de estrés y sobrecarga emocional sobrevenida por esta pandemia.

Así, desde el centro han indicado en nota de prensa que los pacientes y sus familiares «se enfrentan a importantes desafíos en este período, una situación novedosa asociada a un alto nivel de miedo e incertidumbre, sentimientos de soledad, vulnerabilidad, preocupación por un desenlace fatal y no poder despedirse del ser querido, etc., que puede generar consecuencias emocionales difícilmente manejables».

Por ello, señalan que los profesionales de Salud Mental «sienten que tienen una importante labor y responsabilidad» en mitigar el impacto emocional, prevenir la aparición de posibles trastornos mentales y ofrecer apoyo y acompañamiento.

En este sentido, han subrayado que pacientes y familiares del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez cuentan con un equipo de Salud Mental de Enlace compuesto por facultativos de Psicología Clínica y Psiquiatría de los dispositivos de salud mental adscritos a esta área hospitalaria, «que los atienden en función de las necesidades que presenten».

Este programa es coordinado por una facultativa de Psicología Clínica, que tiene enlace directo con el equipo médico Covid-19 y canaliza la atención necesaria en cada uno de los casos.

Para ello, desde el centro han apuntado que los referentes médicos realizan una interconsulta a salud mental de cada uno de los pacientes ingresados, que permite llevar a cabo un primer análisis de su gravedad y circunstancias específicas, asignándose a cada caso un Facultativo de Psicología Clínica o Psiquiatría.

A partir de ese momento, se establecen consultas telefónicas individualizadas con el familiar y con el paciente, manteniéndose el seguimiento continuo de su estado emocional durante el tiempo que están hospitalizados.

Según han manifestado los especialistas, en general, pacientes y familiares están afrontando la situación «con calma y serenidad», ya que «se sienten seguros dentro del hospital y están canalizando sus emociones de manera adecuada a pesar de las situaciones estresantes y, en algunos casos, de extremada dureza a las que se están enfrentando».

En este contexto, han aseverado que el seguimiento emocional de familiares resulta «especialmente necesario» en caso de fallecimiento del paciente, en cuyo caso, se continúa hasta que se normalice la situación, derivándolo a la Unidad de Salud Mental de referencia «si se detectan dificultades en el afrontamiento del duelo».

Por otro lado, el hospital cuenta también con un programa telefónico de apoyo y acompañamiento psicológico al personal sanitario y no sanitario que trabaja directamente con pacientes Covid-19, que tiene como finalidad «ayudarles a reducir el elevado nivel de estrés», mantenido además en el tiempo, al que se encuentran expuestos «al encontrarse en primera línea de contención de la pandemia».

D este modo, a este programa pueden acogerse profesionales de los distintos centros sanitarios de la provincia de Huelva, solicitándolo en los teléfonos 682 615 091 y 669 377 245 habilitados para este fin, de lunes a viernes, de 16,00 a 20,00 horas.

Además, el profesional que lo precise tendrá a su disposición un equipo de psicólogos clínicos y psicólogos internos residentes que realizan intervención psicológica especializada de manera telefónica e individualizada.

Asimismo, desde el centro enfatizan que, en función de sus necesidades, se realiza acompañamiento psicológico «facilitando una adecuada expresión emocional» encaminada a reducir el nivel de angustia, se le ayuda en el desarrollo de habilidades de autogestión emocional, y se le facilita el entrenamiento en técnicas psicológicas específicas de afrontamiento del estrés.

Con todo ello, han apuntado que se trata de «aliviar» la carga psicológica del profesional y evitar los factores de riesgo para el desarrollo de posibles trastornos mediante el establecimiento de medidas de prevención.