Finaliza la temporada de cría de quebrantahuesos en Andalucía

El centro de reproducción que gestiona la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible adopta a tres ejemplares nacidos en Cataluña

El centro de cría del quebrantahuesos de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible en Jaén ha cerrado la temporada de reproducción con un total de nueve pollos, lo que supone igualar el récord de ejemplares nacidos en cautividad logrado en los años 2011, 2016 y 2017 y «refrendar la consolidación de Andalucía como referente internacional en la conservación de esta especie en peligro de extinción».

En la temporada de cría que ahora finaliza, el centro Guadalentín ha contado con seis parejas reproductoras y ha contabilizado 13 huevos, de los que once fueron embrionados y nueve han llegado a eclosionar.

El primero de los pollos de este periodo de reproducción de la especie nació el 30 de enero, mientras que el último lo hizo el 8 de abril. Esta cría, bautizada como Lamela, pesó 120,5 gramos y es hijo de Borosa y Toba, ambos de ascendencia cien por cien asiática.

Con los nueve nacimientos de esta temporada, el centro de cría de la Junta suma ya 102 pollos, de los cuales 92 han sobrevivido, desde su apertura en 1996. El primero fue el 27 de febrero de 2002.

De los nueve pollos de quebrantahuesos nacidos esta temporada, dos de ellos necesitaron de intervención humana, una porque no fue capaz de romper la cáscara por sus medios y otro porque era muy grande y su tamaño le impedía girar dentro del huevo para eclosionar. Los pesos han oscilado entre los 120,5 gramos y 149,4 gramos.

Respecto a las puestas, es de reseñar que el primer huevo lo puso Keno el 8 de diciembre de 2019 y el último Toba el 15 de febrero de este año. Para lograr la cifra de 13 huevos con solo seis parejas reproductoras, el centro jiennense ha utilizado la técnica denominada ‘egg pullin’, consistente en que el huevo es retirado del nido inmediatamente después de la puesta a fin de que la hembra siga formando huevos más allá de los dos por temporada, que es la cifra habitual en esta especie. En este caso ha sido la hembra Sabina la que ha puesto tres huevos, mientras que el resto dos.

Actualmente el Centro de Cría de Quebrantahuesos Guadaletín, ubicado en el Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, está gestionado por Vulture Conservation Foundation, única entidad en Europa con capacidad legal para dirigir los proyectos de cría en cautividad de ámbito internacional para esta especie altamente amenazada, ya que esta organización es la única titular de la red EEP para el quebrantahuesos, un programa internacional que contempla la cría en cautividad y la reintroducción de esta especie.

Tres pollos adoptados

Además de los nueve pollos que han nacido en esta temporada en las instalaciones de la Consejería de Desarrollo Sostenible, se han adoptado con éxito por parejas del programa andaluz a tres crías procedentes de dos centros de fauna de Cataluña, debido a que en sus lugares de origen no disponían de parejas adoptivas.

El elevado número de pollos nacidos y adoptados, en total 12, ha obligado al centro de la Junta a hacer seis adopciones dobles, lo que significa que todas las parejas reproductoras están criando dos pollos, un hecho que solo se produce en Guadalentín, el centro más especializado en esta práctica de toda Europa.

«El compromiso de los profesionales que trabajan en las instalaciones andaluzas y el mimo con el que cuidan a los pollos de quebrantahuesos, hace de Andalucía un referente mundial en la conservación de esta especie de ave necrófaga», señalal. En este sentido, destaca cómo sus cuidadores «acicalan a las crías con un cepillo de dientes para tratar de emular el roce del plumón de la cría con el plumaje de los adultos y se esponje».

Objetivo: Población estable

El Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos que desarrolla la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible pretende conseguir una población autónoma y estable de la especie en la región mediante la liberación de jóvenes ejemplares por el sistema de la cría campestre o hacking.

Con el empleo de esta técnica, originalmente utilizada en cetrería, se persigue lograr que el ejemplar asimile el área de la suelta como su lugar de nacimiento y, por tanto, regrese a ella para asentarse y reproducirse.

El Centro de Cría de Quebrantahuesos Guadaletín está situado en una zona privilegiada a casi 1.300 metros de altitud, lo que le confiere importantes ventajas sanitarias para asegurar la conservación de las líneas genéticas en cautividad. Exactamente se ubica en el paraje conocido como Nava de San Pedro, en pleno corazón del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas.

La metodología de trabajo que se emplea en este centro se basa en técnicas de cría natural, es decir, en las que la fecundación es natural y la incubación y el desarrollo de los pollos corre a cargo de los padres y donde la intervención humana es la mínima posible. Para ello, estas instalaciones están dotadas de un moderno sistema de video-vigilancia en cada una de sus jaulas.