Consideran «insuficiente» la rebaja fiscal del Gobierno para el campo onubense

La Junta ha mostrado su decepción ante la medida fiscal del Gobierno, que afecta «al ámbito agrario, en general, y a algunos sectores del campo onubense en particular» 

El delegado territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta en Huelva, Álvaro Burgos, ha expresado este viernes 17 de abril su decepción ante la rebaja fiscal planteada por el Gobierno.

El mismo, considera tal medida «insuficiente para el ámbito agrario, en general, y para algunos sectores del campo onubense en particular, a los que no se ha satisfecho necesidades urgentes en la orden del Ministerio de Hacienda publicada en el BOE para reducir los módulos de IRPF».

En este sentido, Burgos ha asegurado que esperaban «más sensibilidad» por parte del Gobierno, «especialmente ahora que es necesaria toda la ayuda posible para afrontar una crítica situación por la crisis sanitaria del coronavirus».

Al mismo tiempo, ha apuntado que «la agricultura ya precisaba de mejores condiciones antes de la crisis y los agricultores han hecho el esfuerzo de aparcar sus reivindicaciones y trabajar para mantener en pie el suministro de alimentos».

Así, según ha reseñado, su insatisfacción se cifra, por ejemplo, en el 50 por ciento de reducción en la aceituna de mesa en la provincia de Huelva «cuando la Junta solicitó el 100, al igual que ha hecho el Ministerio atendiendo la recomendación del Gobierno andaluz del 50 por ciento para la castaña debía haber hecho con el resto, ya que nuestro documento está argumentado y es fruto del desglose minucioso de cada escenario sectorial».

Además, Burgos ha subrayado que esto «se sufre en otros sectores muy importantes para Huelva, que también lo son para otras provincias de Andalucía».

En este sentido, ha puesto el acento en los cítricos, señalando que en el informe «elaborado bajo criterios netamente técnicos que acompaña a la solicitud», consideran «que este sector debía tener una reducción en torno al 75 por ciento» y «apenas llega al 30 en la orden publicada por el Gobierno central».

A juicio del delegado territorial del ramo, la orden «no solo asfixia a estos cultivos onubenses, también se queda corta en hortalizas, que ni siquiera han sido tenidas en cuenta al igual que el almendro, en cereales o en leguminosas».

Al mismo tiempo, Burgos ha enfatizado que en las actuales circunstancias «supone una losa para la apicultura o la ganadería, con sectores muy afectados por este insuficiente recorte del IRPF como el porcino, el bovino y el caprino», ha lamentado Burgos.

En opinión del representante de la Junta de Andalucía, el Gobierno «tenía la oportunidad de compensar en Huelva a agricultores y ganaderos» después de «meses de pérdidas e incertidumbre por la crisis de los precios, la imposición de aranceles, los daños causados por temporales o la sequía y la competencia desleal de los productos procedentes de terceros países».

El delegado territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible también ha reprochado a la oposición en el Parlamento andaluz que haya censurado «el trabajo riguroso de la Junta para mejorar las condiciones del campo en Andalucía».

Así, Burgos considera que es «legítimo y moralmente plausible» que el Gobierno regional reclame al Gobierno central una corrección de esta orden «para evitar más perjuicios» a un sector estratégico para Andalucía que «ya lo estaba pasando mal por la crisis de precios, a lo que se suma ahora las consecuencias del coronavirus».

A este respecto, ha manifestado que se trata de «ayudar» a miles de agricultores y ganaderos con índices que, de ser aprobados, «inyectarían liquidez». Esto significa «mantener la actividad y el empleo».