Un hat-trick de Messi arrasa el Benito Villamarín

El argentino volvió a dar un ‘clinic’ futbolístico en la noche en la que Valverde pasó por encima de Setién

Sobrepasado, superado, desbordado, desgastado, el Real Betis no tuvo nada que hacer ante un FC Barcelona que llevo a cabo un planteamiento casi perfecto, doblegando a los locales en todos los aspectos del juego y con un Messi que salió ovacionado del Benito Villamarín.

@RealBetis

Heliópolis acogía uno de los partidos más atractivos de toda la temporada. Betis y Barça, dos equipos que beben de la misma corriente futbolística, se enfrentaban en el Villamarín, uno para meterse en Europa y el otro para buscar darle la última puntilla a La Liga.

Por el lado local, el once planteado por Setién era el esperado, defensa de tres con dos carrileros abiertos como Joaquín y Tello, y un centro del campo salvaguardado por Carvalho, Canales, Guardado y Lo Celso. Por su parte el Barça, contó con el XI de gala, con Sergi Roberto ocupando el lateral derecho y con una línea de cuatro en el centro del campo compuesta por Vidal, Arhur, Rakitic y Busquets, mientras que arriba Messi y Suárez buscarían desequilibrar el partido.

El partido comenzó siguiendo el guión marcado en principio por Setién. El Betis mantenía la posesión, buscando inquietar a la defensa azulgrana con su propia medicina. Jesé tuvo la primera nada más comenzar el partido, pero su tiro salió desviado para decepción de todo el estadio.

La banda de Tello se impuso como la principal fuente de peligro para los béticos, buscando las internadas del catalán que no terminó de tener ayer su día. El Betis seguía a lo suyo, el balón de un lado para otro pero sin esa chispa que pueda hacerte avanzar en los últimos 25 metros. Gran parte de culpa de esto la tenía el juego posicional de Valverde, que ahogo a un Betis que se sintió acorralado por la presión culé.

El partido seguía su guión, el Barça comenzaba a recuperar el control del juego, haciendo ver las claras deficiencias que tenía el Betis a la hora de frenar el poderío azulgrana. Fue entonces cuando una falta en la frontal cambiaría el resto del partido. Mientras todo el Villamarín esperaba un balón picadito por encima de la barrera, Leo Messi, volvió a regalarnos otra obra de arte más, esta vez en forma de balón en la escuadra del palo que cubría Pau López.

Un gol de cambió el signo del partido para siempre. El Betis tras esto no volvió a recuperarse, bajo claramente el ritmo de su juego y por ello el Barça se aprovecharía de ello justo antes del pito del descanso. Otra vez Messi en una perfecta pared con Suárez dentro del área sentenciaba antes del descanso.

Con 0-2 arrancó una segunda mitad que poca historia tuvo. Los azulgranas vencieron en la pizarra, su presión tras perdida fue su principal arma en el juego, por ahí vino el tercer gol del partido, esta vez Luis Suárez sentaba a tres defensas para después de varios fallos, poner el 3-0 en el luminoso del Villamarín.

El público local no aguantaba más lo visto en el campo. Un Betis inferior, superado en todas las facetas del juego, pero que sin embargo mejoró algo con la entrada de Lainez al campo, que asistió a Loren para que este pusiera el 3-1 en el marcador propulsando una posible remontada que nunca llegaría.

Para finalizar el partido, Messi terminó de ponerle la guinda al ‘clinic’ futbolístico que estaban presenciando los 53.000 béticos que abarrotaban el Benito Villamarín. Su enésima obra de arte llegó tras una pared con Rakitic en el pico del área, donde Leo elevó la pelota sutilmente por encima del arco que defendía Pau López, fue en ese momento cuando todo el Villamarín se levantó y comenzó a aplaudir y a ovacionar al argentino a gritos de ‘Messi, Messi, Messi’.

@FCBarcelona

El de Rosario había culminado su noche con un Hat-trick para enmarcar y agradeció a la afición bética el gesto, levantando su mano y agachando la cabeza en señal de agradecimiento. Con el definitivo 1-4 el Barça no volvio a contar con más ocasiones, salvo un tiro lejano de Vidal, al igual que el Betis que desde el gol de Loren en el 82′ tampoco volvió a inquietar a Ter Stegen.

Así concluyo un auténtico varapalo para un Real Betis que tendrá que darle la vuelta a esta mala racha cuando quedan diez jornadas para el final, siempre y cuando quieran volver a Europa la temporada que viene. Tras el parón de selecciones, a los de Setién les espera ir a Vallecas y Anoeta, recibir al Villareal y visitar el Sánchez Pizjuán, en un ‘tourmalet’ que será un todo o nada para los béticos.