Unidas Podemos, partido político que comparte Gobierno con el PSOE, ha vuelto a establecer lazos de unión con Bildu, partido político encabezado por el exmiembro de ETA Arnaldo Otegi.

Esta vez, el partido que lidera Pablo Iglesias ha registrado una enmienda de los Presupuestos Generales del Estado de 2021 junto a ERC y EH-Bildu. La enmienda pretende frenar todo desahucio sin alternativa habitacional hasta el 31 de diciembre de 2022, así como todo corte de suministro básico, como electricidad, gas natural o agua.

Las formaciones anteriormente mencionadas buscan asegurar que no se produzca ningún tipo de desahucios durante el estado de alarma; además de prolongar esta medida durante dos años, a la espera de la entrada en vigor de la nueva Ley de vivienda.

Asimismo, la enmienda recoge una modificación legislativa para evitar hasta mayo de 2024 cualquier lanzamiento de personas sin alternativa habitacional cuando la titularidad de la hipoteca ejecutada hubiera sido traspasada a otra persona física o jurídica.

Esta enmienda viene a modificar la moratoria hipotecaria aprobada en 2013 por el entonces Gobierno del PP para, explican estas formaciones, «evitar las conductas tendentes a eludir la protección de los deudores» que suponen en «enmascaramiento tras otras mercantiles para instar procedimientos judiciales que eviten la obligación de respetar la moratoria de lanzamientos».

La formación morada muestra así sintonía con Bildu y ERC en materia social y de vivienda; formaciones que conformar el ‘bloque de investidura’ y que deben tener prioridad a la hora de negociar las cuentas públicas.

Podemos espera sumar al PSOE a la enmienda

Unidas Podemos, por medio de la Vicepresidencia de Derechos Sociales y Agenda 2030 que lidera Pablo Iglesias, ya reclamó en el seno de la coalición que el Gobierno impida «de forma efectiva» los desahucios y los cortes de suministros mientras dure el estado de alarma.

Concretamente, planteó a la parte socialista del Ejecutivo la necesidad de articular medidas normativas encaminadas a la prohibición de todos los desahucios por impago de hipotecas; cuando la familia no tenga alternativa habitacional. También en el caso de lanzamientos por impago o finalización de contrato de alquiler; excepto cuando el dueño del piso sea «una persona en situación vulnerable».

Además, en la propuesta exigió impedir desahucios de aquellas familias que estén en situación «precaria» y «sin alternativa habitacional». Siempre cuando vivan en pisos de «grandes tenedores» de vivienda, como fondos de inversión o bancos. A ello se suma la prohibición de los cortes de todos los suministros.

El presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, ha subrayado que existe una situación «dramática». Así, la intención es que cesen los desahucios porque es una «incoherencia» pedir a la gente que se quede en casa y luego se les pueda echar.

Preguntado por la posición del PSOE, Asens ha detallado que hablaron con su socio de Gobierno para informarles de que iban a impulsar la iniciativa. De momento, esperan que puedan incorporar al PSOE en el trámite parlamentario; dado que comparten la «preocupación» por la poblemática de los desahucios.

Rufián espera ‘torcer el brazo’ al PSOE

La portavoz de EH Bildu en la Cámara Baja, Mertxe Aizpurua, ha explicado que esta enmienda es «lógica» y de «sentido común» para proteger a la población vulnerable, algo que es de «justicia» y «responsabilidad social» en estos momentos.

«No queremos volver a la vieja normalidad de desahucios, pobreza energética y feminización de la pobreza», ha asegurado. Del mismo modo ha recalcado que la vivienda y suministros básicos son esenciales para enfrentar la emergencia sanitaria; por lo que no se puede «mirar para otro lado» en esta segunda ola.

Además, ha detallado que en 2019 hubo más de 54.000 desahucios en toda España y, por ello, frente a la «especulación» de bancos y fondos buitre, apuestan por regular el precio del alquiler y garantizar la alternativa habitacional a toda la población.

El portavoz de ERC, Gabriel Rufían, ha recalcado que los grupos firmantes, fuerzas políticas «muy diferentes» van a utilizar «toda su fuerza parlamentaria» para lograr la aprobación y tratar de «doblarle el brazo» a la otra parte del Gobierno, en alusión al PSOE.

El PSOE también pacto con Bildu y ERC

La portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, ha justificado este jueves  12 de noviembre los pactos alcanzados con Esquerra Republicana (ERC) y Bildu y por los que estas formaciones han rechazado las enmiendas de totalidad presentadas a los Presupuestos Generales del Estado de 2021. Lo ha hecho incidiendo en que son partidos democráticos que cuentan con la legitimidad que les da haber sido elegidos por los ciudadanos.

Lastra ha dedicado buena parte de su intervención en el debate de totalidad de las cuentas públicas para el próximo ejercicio a cargar contra el PP entre otras cosas por haber calificado estos Presupuestos como «extremistas y radicales» cuando son, según sus palabras, «los más progresistas de la historia» y, sobre todo, son unos Presupuestos «de país».