La Policía Nacional ha culminado recientemente en Córdoba dos operaciones en las que han detenido a tres hombres como presuntos autores de un delito de tenencia ilícita de armas y otro de depósito de armas y municiones, en este caso con más de 600 cartuchos de guerra.

Según informa el Cuerpo Nacional de Policía en una nota, la primera de las operaciones se inició a principios del mes de octubre, tras tener conocimiento los agentes de que una persona supuestamente poseía de manera ilegal varias armas de fuego.

Por ello, y a fin de constatar dicho extremo, los agentes realizaron diversas pesquisas, fruto de las cuales lograron indicios suficientes que constataban la existencia de tales armas.

En vista de lo acontecido, localizaron e identificaron a esta persona el día 3 de noviembre conduciendo un vehículo, en el que la Policía halló en el maletero una escopeta de caza de calibre 12/67, por lo que en ese momento fue detenido como presunto autor de un delito de tenencia ilícita de armas.

Segunda intervención

Del mismo modo tuvo lugar el segundo operativo, cuando los agentes iniciaron una investigación tras tener conocimiento de cómo a finales del pasado mes una persona había realizado varios disparos con una escopeta en vía publica. Así, la Policía realizó diversas pesquisas, comprobando la veracidad de tales hechos.

Con todos los datos obtenidos en la investigación, los agentes realizaron dos registros domiciliarios en los que localizaron una pistola detonadora con signos de manipulación, una escopeta de cañones paralelos y dos carabinas de aire comprimido.

Además, han intervenido gran cantidad de munición, entre ella más de 600 cartuchos de munición del calibre 5.56×45, considerada munición de guerra.

De esta manera, han detenido a dos hombres como presuntos autores de un delito de tenencia ilícita de armas y otro delito de depósito de armas y municiones.

Armas ilegales en Córdoba

La Guardia Civil ha destruido durante el pasado año 2019 en la provincia de Córdoba un total de 1.300 armas, de las que 257 eran armas cortas, 1.010 armas largas y el resto, un total de 33, estaban catalogadas como otras no de fuego.

Así lo ha indicado la Benemérita en una nota en la que ha detallado que en el conjunto del territorio español se han destruido 86.566 armas, entre las cuales más de 62.000 eran de fuego.

Estas actuaciones se enmarcan dentro de la normativa vigente en España y se suma al Programa de Acción de Naciones Unidas sobre el comercio ilícito de armas pequeñas y ligeras, que tuvo su origen en la Conferencia Internacional de las Naciones Unidas sobre el Comercio Ilícito de Armas Pequeñas y Ligeras celebrada en Julio de 2001.