La etarra Natividad Jáuregi, reclamada por la justicia española desde hace 30 años, regresará a España, según ha confirmado el Tribunal de Casación. Una orden establece la obligación de entregar a la miembro de ETA a las autoridades españolas.

La Justicia de España reclamaba a Natividad Jáuregi por el asesinato del teniente coronel Ramón Romeo en Bilbao en 1981. Ahora, las autoridades de Bélgica tienen un plazo de diez días para ejecutar la Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE); así como coordinar con las autoridades españolas la entrega de Jáuregui, han precisado las mismas fuentes.

El Tribunal de Apelación de Gante había dado ya luz verde a la extradición pero la defensa de Jáuregui anunció hace una semana que presentaría un recurso ante la corte de Casación y que la resolución del caso podría demorarse meses.

Sin embargo, el alto tribunal ha rechazado finalmente este martes el recurso presentado por la defensa de Jáuregui. Así, el plazo para ejecutar la Orden Europea de Detención y Entrega empieza a contar «inmediatamente» y debe realizarse «sin demora».

La terrorista reside en la ciudad belga de Gante, donde se encuentra en condición de detención bajo vigilancia mediante pulsera telemática; por decisión de los tribunales que examinaban de nuevo su caso.

Bélgica fue condenada por no colaborar con España

Fugada de España hace más de 30 años, Jáuregui fue detenida en 2013 en Bélgica. En el país belga logró que los Tribunales de este país rechazaran su entrega a España cuando la reclamada alegó que estaban en riesgo sus derechos fundamentales.

El caso fue reactivado por España después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) condenara en 2019 a Bélgica a indemnizar a los hijos del teniente coronel por falta de cooperación en la investigación que se siguió en España contra Jáuregui.

Estrasburgo concluyó que las autoridades belgas no cumplieron con la «obligación de cooperar» con España; para investigar y juzgar su posible participación en el asesinato del teniente coronel Romeo, porque no se llevó a cabo un examen riguroso de las euroórdenes.

Jáuregui fue miembro del ‘comando Vizcaya’ de ETA en plena época de plomo de la banda terrorista y lleva fugada de España más de 30 años. El asesinato de Romeo, fue perpetrado cuando salía de misa en la Basílica de Begoña en Bilbao.

También tiene pendiente otras causas en España, todas por atentados cometidos a principios de los ochenta: los asesinatos del teniente coronel Ramón Romeo Rotaeche y del policía nacional Francisco Francés, ambos en Bilbao en 1981.

Pedro Sánchez acelera el traslado de presos de ETA al País Vasco

Bajo el asombro de toda España está ocurriendo lo que se pensaba que era intocable, el respeto por el dolor de muchas familias que perdieron a sus maridos; mujeres; hermanos; padres e hijos con disparos por la espalda, quemados o explosionados. Sus familias no pueden acudir ni a un millón de kilómetros de distancia a ver a las víctimas, están muertas.

Sin embargo, Pedro Sánchez y Marlaska, a través del Ministerio del Interior ha incrementado en los últimos cinco meses el ritmo de traslados de presos de ETA a cárceles vascas; o próximas a esa comunidad autónoma.

Un periodo de tiempo en los que ha autorizado 64 de los 103 aprobados en los dos años y medio del Gobierno de Pedro Sánchez: ya son 21 los etarras acercados al País Vasco; y otros dos a Navarra. Mientras que de las cárceles de Andalucía, las más alejadas, han salido 30 internos de la banda terrorista, aunque quedan aún otros 47.

De acuerdo a los datos oficiales del Ministerio del Interior recopilados por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), en total han cambiado de centro penitenciario 94 etarras. Nueve lo han hecho en dos ocasiones, de ahí que sumen 103 traslados. Algunos están aprobados pero aún no han sido ejecutados, por lo que la cifra puede variar ligeramente.