La Policía Nacional de Almería ha detenido a siete personas y ha intervenido 391 plantas de marihuana en cinco viviendas que habían sido okupadas a través de un operativo policial contra el cultivo de marihuana desarrollado en el barrio de los Molinos y del Puche de Almería.

Por ello, los detenidos han sido desalojados de un edificio que habían ocupado en la calle Delicias de Almería, según ha indicado la Comisaría en una nota, en la que ha apuntado las continuas quejas vecinales acerca de los cortes eléctricos sufridos en el barrio de Los Molinos, lo que conllevó la realización de las primeras pesquisas sobre el inmueble propiedad de una entidad bancaria.

Desde el mes de mayo, la Policía Nacional ha desarrollado vigilancias en torno a los moradores de dicho inmueble; quienes según la investigación se dedicaban al cultivo ilegal de marihuana. Además, los investigadores lograron descubrir otras dos viviendas, una en la calle Antonio Mairena, y la otra en el camino Jaúl Bajo, donde se hallaron una pistola del calibre 7.65 mm, con su correspondiente munición; tres catanas, una navaja, dos escopetas de aire comprimido, y numerosos cartuchos de diferentes calibres.

Registro de la vivienda de los okupas

Durante el registro de los diferentes inmuebles que componen el edificio sito en la calle Delicias, okupado en su totalidad, y al igual que el anterior propiedad de una entidad financiera, la Policía Nacional halló plantaciones de marihuana en varias de las estancias, al igual que en los garajes y trasteros que había en el sótano del mismo.

Del resultado de los registros policiales, ha sido posible la intervención de un revólver del calibre 7.65 mm con cinco cartuchos; una pistola detonadora del calibre 9 mm con siete cartuchos, 2.810 euros en efectivo, 391 plantas de marihuana; 3.145 gramos de picadura de marihuana, 5.195 gramos de cogollos de marihuana, 171 transformadores; 151 lámparas, 141 bombillas de 600w, 15 extractores, nueve ventiladores, seis filtros de aire, dos básculas de precisión; una defensa policial, una placa con la inscripción Guardia Civil, y dos camisetas de color verde con la inscripción Guardia Civil; y su logotipo correspondiente serigrafiado.

En este sentido, los siete detenidos –seis hombres y una mujer– han pasado a disposición judicial acusados de los delitos de tenencia ilícita de armas; receptación, tráfico de drogas, y defraudación de fluido eléctrico, quien por su parte, ha acordado el ingreso en prisión de uno de ellos.