La Unidad de Vigilancia de la Salud del Hospital Regional de Málaga ha localizado y controlado un nuevo brote de coronavirus, el tercero en este centro sanitario. Así, ante ello, se han realizado pruebas a 89 profesionales del servicio de cirugía digestiva y han concluido con seis positivos.

Desde el Hospital Regional han explicado que se desconoce por el momento el foco del brote que, aseguran, ya ha concluido y no hay ningún profesional ingresado. Asimismo, han afirmado que esta circunstancia no ha afectado a la actividad asistencial.

Este caso, adelantado por Diario ‘SUR’ se suma a dos brotes previos detectados entre trabajadores del hospital, un grupo de profesionales de enfermería y otro dentro del área de hospitalización.

En este primero se realizó un estudio a toda la plantilla de la unidad debido al contacto con un trabajador positivo por COVID-19; mientras que el segundo cribado masivo se realizó ante cuatro casos positivos.

El Hospital Regional mantiene actualizado el protocolo Covid-19

El Hospital Regional de Málaga ha actualizado el protocolo de cuidados internos de ingreso de los pacientes con Covid-19. Este documento, que cuenta con el aval del servicio de Medicina Preventiva del centro, se ha elaborado con el fin de recoger todos los aspectos necesarios para la atención de las personas en aislamiento hospitalario por Covid-19.

Desde el inicio de la pandemia, en todos los casos de sospecha, se ha aplicado el criterio de aislamiento y seguridad para pacientes y profesionales.

Sin embargo, debido a la necesidad de normalizar los cuidados que se prestan a estos pacientes, la Dirección de Enfermería del centro apostó por la creación del ‘Protocolo de Cuidados de Enfermería al paciente adulto ingresado en unidades de hospitalización’, ha informado la Junta de Andalucía en un comunicado.

Así, han participado en su creación la Subdirección de Enfermería del centro, supervisoras de Neumología y Medicina Preventiva, así como facultativos del servicio de Enfermedades Infecciosas. Además, éste está disponible para su consulta en la página web del Hospital Regional de Málaga.

Adecuada valoración del paciente

Entre otros aspectos, el protocolo incluye la importancia de realizar una adecuada valoración del paciente. Esta se basa en la escala de necesidades básicas de Virginia Henderson y en el uso de cuestionarios específicos para conocer la autonomía y grado de complejidad de la afectación.

En este sentido, el subdirector de enfermería del Hospital Regional de Málaga Antonio Zamudio, ha explicado que la valoración inicial de un paciente, a su ingreso en las Unidades de Covid-19, «constituye una herramienta esencial para identificar sus necesidades y así poder elaborar los diagnósticos de enfermería, siendo éste el punto de partida para realizar un adecuado Plan de Cuidados».

Las personas hospitalizadas con Covid-19 pueden presentar cuadros leves, moderados o graves, incluyendo neumonía, síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA), sepsis y shock séptico.

«El conocimiento de los signos y síntomas de mal pronóstico, empeoramiento respiratorio y agravamiento clínico, favorece que los profesionales de enfermería actúen de forma más eficiente y precoz», ha añadido.

Por ello, Zamudio ha señalado que es vital que identifiquen los criterios de gravedad para actuar de forma inmediata, notificándolo al médico responsable. Se aplicarían así los tratamientos pautados en esos casos, ejecutando las intervenciones que garanticen la estabilización de los pacientes.

Planificación diaria de cuidados

Del mismo modo, el protocolo recomienda realizar una planificación diaria de cuidados coordinado con todas las tareas. Además, recoge directrices desde el punto de vista de la humanización, como la atención al sufrimiento espiritual y proporcionar apoyo en el aislamiento social a través del fomento de las actividades recreativas como la televisión o la comunicación vía telemática.

Este documento incluye la atención y el apoyo a familiares, fomentando las videollamadas cuando los pacientes no dispongan de dispositivos electrónicos. Se intenta, de este modo, evitar los problemas psicológicos derivados de la soledad.

Además del protocolo de cuidados, se recogen las pautas de desinfección y limpieza de las habitaciones y el material sanitario empleado. Asimismo, incluye cuestionarios de verificación de la puesta y retirada de los equipos de protección individual y una tabla de efectos adversos de tratamientos farmacológicos.