El gobierno municipal aprobará en el próximo pleno una modificación presupuestaria para liquidar los últimos prestamos con bancos y cajas, lo que ahorrará al Ayuntamiento unos 800.000 euros anuales por pago de intereses. El alcalde de Carmona, Juan Ávila, ha anunciado que este miércoles se celebrará un pleno extraordinario entre cuyos puntos estará acabar con la deuda del Ayuntamiento con bancos y cajas de ahorro.

Mediante una modificación de crédito por la vía de suplemento de crédito, el gobierno municipal aprobará la cancelación de los últimos préstamos bancarios que tenía el Ayuntamiento, con lo que su deuda financiera se quedará a cero.

En concreto, la cantidad pendiente que el Ayuntamiento va a liquidar con las entidades financieras son 2,1 millones de euros. “La liquidación de estos préstamos- señala el alcalde- va a permitir además que desde el gobierno municipal podamos dedicar el dinero que antes destinábamos al pago de intereses por deuda, unos 800.000 euros anuales, a inversiones y mejoras en la ciudad”.

Juan Ávila ha recordado como “en 2011 la deuda del Ayuntamiento de Carmona con bancos y cajas de ahorros se acercaba a los nueve millones de euros, a la que había que sumar las deudas con proveedores, con más de 2.800 facturas impagadas, con trabajadores y con otras entidades y administraciones”. “En total -añade el alcalde- el Ayuntamiento sufría una deuda de unos 18 millones de euros”.

«Esfuerzo realizado por los propios vecinos de Carmona»

El alcalde ha destacado “el esfuerzo realizado por los propios carmonenses y por el Ayuntamiento durante estos nueve años para alcanzar el objetivo de “deuda cero” sin eliminar plantilla ni reducir los servicios municipales ni subir impuestos”.

“La nueva situación económica de las arcas municipales -finaliza el alcalde- nos va a permitir seguir desarrollando importantes mejoras en la ciudad y afrontar situaciones de emergencia como la actual provocada por la pandemia y por la que hemos realizado hasta la fecha una inversión de dos millones de euros en planes de empleo y ayudas sociales y al comercio”.

Tras liberarse de préstamos bancarios, el Ayuntamiento sólo tendrá que hacer frente a la devolución de los anticipos reintegrables Fear que la Diputación provincial pone a disposición de los ayuntamientos a coste cero para la realización de inversiones o para operaciones de tesorería.