La Consejería de Salud y Familias incorporará a la provincia de Cádiz en los próximos días una unidad móvil para la realización masiva de test en las poblaciones que determine la Dirección General de Salud Pública, estas pruebas serán programadas por la Dirección General de Asistencia Sanitaria. La unidad tendrá capacidad para realizar entre 400 y 500 pruebas diarias de test de antígenos.

Según ha indicado la Junta en una nota, serán un total de ocho unidades móviles las que se incorporen en toda Andalucía, estando destinada una unidad móvil a cada provincia y, en aquellos municipios que se determine, las pruebas se efectuarán preferentemente en dichas unidades.

Finalmente, ha indicado que todos los protocolos de actuación se realizarán conforme a los establecidos por la Junta de Andalucía y el Servicio Andaluz de Salud suministrará los test utilizados.

Plan para los hospitales de Cádiz

La actualización del estudio sobre recursos asistenciales elaborado por la Consejería de Salud y Familias ante un posible escenario de 4.500 pacientes ingresados por Covid-19 en los hospitales de Andalucía pone de manifiesto que en la provincia de Cádiz, llegado dicho escenario, no sería necesaria la implementación de recursos asistenciales no propios; además la provincia tendría capacidad para recepcionar posibles pacientes interprovinciales.

Tal y como se informó este miércoles 4 de noviembre desde el Consejo de Gobierno, en la provincia de Cádiz, tras la activación de los planes de contingencia en sus distintos niveles de acción y el cese de actividad asistencial normalizada, se pasaría de 1.598 camas convencionales y 145 de UCI disponibles en la actualidad a un total de 1.857 camas convencionales y 224 de UCI.

Por otro lado, con el 9,15% de las hospitalizaciones totales en la provincia de Cádiz a día de hoy; en un escenario de 4.500 se contabilizarían 412 hospitalizaciones de los que 62 pacientes estarían en UCI.

Este plan funcional contempla la adaptación de la gestión asistencial de los hospitales; manteniendo en todo caso todas las revisiones oncológicas al igual que las consultas, pruebas diagnósticas y/o tratamientos de esta índole; de igual modo, se mantendrían las primeras visitas y pruebas de primer diagnóstico de patologías potencialmente graves y del seguimiento del embarazo y se potenciarían las consultas en acto único.

También se mantendrían operativas las consultas y cirugías de urgencias y partos; y la actividad relacionada con trasplantes, transfusiones o cualquier seguimiento de patologías que requiera soporte especializado.