El Gobierno de Pedro Sánchez (PSOE) y de Pablo Iglesias (Podemos) presenta un duro plan para los bolsillos de los españoles. Una subida generalizada de impuestos a lo grande. El plan presupuestario para el próximo año que remiten a la Unión Europea pretende recaudar 33.400 millones de euros. Una de las subidas más llamativas es la del IVA del 10 al 21% de los refrescos, tés, yogures bebidos… (bebidas azucaradas y edulcoradas). Sin embargo, en dicho plan no se plantea ninguna rebaja del IVA de las mascarillas a pesar de ser obligatorias llevarlas. Seguirán al 21% como medida recaudatoria, mientras en la mayoría de países de la Unión Europea se mantiene en impuesto reducido para facilitar su adquisición.

No se salvan del aumento del IVA las bebidas sin azúcar, es decir los productos Cero Azúcar o Zero. Los refrescos se colocan de esta manera al 21% que ya tenía el alcohol. El Gobierno indica que no busca recaudar sino impedir que los ciudadanos consuman menos Coca-Cola, Fanta, Pepsi y adquieran bebidas más saludables. En este sentido, manifiestan que subiendo 5 céntimos una lata de Coca-Cola o de Fanta, los españoles dejarán de comprarlas y se irán a productos más saludables, pero seguramente más costosos aún.

La excusa para subir los impuestos es «combatir la obesidad infantil»

María Jesús Montero, portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, destaca que la subida del IVA del 10% al 21% a las bebidas azucaradas que el Gobierno aprobará en 2021 «no tiene afán recaudatorio»; sino que busca «combatir la obesidad infantil».

Además, asegura sorprendentemente que la normativa europea impide rebajar el IVA de las mascarillas. Sin embargo son gran número de países europeos los que la mantienen a un IVA reducido.

Mascarillas quirúrgicas mantienen el 21% de IVA

Respecto al IVA aplicado a la venta de las mascarillas, Montero indica que todas las materias relativas al IVA están vinculadas al reglamento europeo. Dice que dicho reglamento «prohíbe que se pueda bajar» este impuesto a la venta de mascarillas. «No es decisión del Gobierno de España, es una cuestión del reglamento europeo».

La industria de los refrescos clama al cielo por una subida en plena pandemia

La Asociación de Bebidas Refrescantes (Anfabra) ha rechazado la subida de impuestos anunciada por el Gobierno, entre ellos el aumento del IVA de las bebidas azucaradas y edulcoradas del 10% al 21%, «por sorpresa y en un momento crítico» para la economía y para el consumo.

«Sorpresa e indignación»

El director general de Anfabra, Josep Puxeu, ha expresado su «sorpresa e indignación» ante este anuncio, teniendo en cuenta que la industria de bebidas refrescantes estaba trabajando con la Administración tanto en el ámbito fiscal como en el de la salud.

«No te lo esperas, es cierto que hay una recomendación a nivel externa e interna para que España reclasifique tipos de IVA y elimine los tramos reducido y superreducido. Llevan años diciéndolo y Hacienda nos ha indicado siempre que esto no se podía hacer en la situación de recesión», ha explicado Puxeu, quien ha reconocido que podía haber una reclasificación de tipos a medio plazo, pero en un momento de crecimiento y recuperación económica y no ahora, de forma «sesgada».

Asimismo, ha señalado que en el ámbito de la salud, la industria de bebidas refrescantes también está trabajando con el Ministerio de Sanidad en la reformulación y reducción de contenidos de azúcares. «Si alguien tiene un problema, las industrias somos las primeras en retirarlos», ha señalado.

«Es injusto, discriminatorio y con un claro componente ideológico. Se trata de un duro golpe a la hostelería, al consumidor y a la industria de bebidas que paga impuestos en España (más de 500 millones) y contribuye a la activación de la economía», ha señalado ante el anuncio del Gobierno de este alza fiscal incluido en el Plan Presupuestario 2021 enviado a la Comisión Europea.

«La subida del IVA a los refrescos no tiene ni pies, ni cabeza»

«Las industrias tienen una fiscalidad clara y regulada», ha subrayado Puxeu, quien ha resaltado que la medida del Gobierno «no tiene ni pies, ni cabeza».

Con esta propuesta, según la industria de bebidas refrescantes, el Gobierno «da la puntilla» a la hostelería, un sector clave, ya que supone el 6,2% del PIB y genera 1,7 millones de empleos, y que a su vez es uno de los más afectados por esta crisis, con constantes restricciones y cierres.

De reclamar una baja al 4% del IVA a ser subido por el PSOE y Podemos al 21%

Anfabra ha subrayado que estos establecimientos vienen reclamando una bajada del IVA al 4% que ayude a paliar las pérdidas provocadas por las constantes restricciones y cierres, tal y como están haciendo en otros países.

La propuesta enviada a Bruselas se desmarca de la tendencia general que se está siguiendo en Europa, donde ocho países, según Anfabra, ya han aprobado una reducción del IVA con el fin de reactivar el consumo: Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Grecia, Reino Unido y Lituania.

«Un impuesto a productos universalmente consumidos afectaría a todos y especialmente a las rentas más bajas, las más golpeadas por la crisis, lo que mermaría aún más su poder adquisitivo», ha señalado la asociación, que ha apuntado además que «no tiene ningún rigor científico» querer gravar a las bebidas azucaradas o edulcoradas.

«Son productos seguros y evaluados por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA)», ha añadido la industria de bebidas refrescantes, que apuesta por la promoción de hábitos saludables y por compromisos voluntarios, entre los que se incluye la reducción del contenido de azúcar puesto en el mercado procedente de estas bebidas, que ya ha alcanzado un 35%, entre 2005 y 2018.