La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía y la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) han mantenido dos reuniones en los últimos días para reforzar la coordinación entre la administración autonómica y las entidades locales en la lucha contra el coronavirus. Ambas, han acordado el refuerzo en el seguimiento del cumplimiento del aislamiento prescrito para ciudadanos que sean positivo en Covid-19 o tengan contacto estrecho, a través de la Policía Local.

Según detalla la Consejería en una nota de prensa, dicho control se realiza ya de forma aleatoria en casos concretos de especial riesgo; no obstante, se extiende ahora de forma generalizada, facilitando a las policías locales los datos de los vecinos que deben realizar aislamiento en cada municipio para que los agentes puedan velar, de forma aleatoria, por el cumplimiento de las medidas de aislamiento, junto al resto de medidas aprobadas de Salud Pública.

Para poder trasladar esta información de manera periódica, se ha puesto en marcha por parte del Sistema Sanitario Público de Andalucía (SSPA) la aplicación móvil APEX, gracias a la cual las delegaciones territoriales podrán informar de forma periódica a los policías locales de los vecinos que deben cumplir aislamiento en cada municipio.

En cumplimiento de la Ley de Protección de Datos, se les ha solicitado a todos los jefes de las policías locales de los municipios andaluces la firma de un documento de confidencialidad para que hagan uso de estos datos de forma estrictamente confidencial y únicamente con fines de Salud Pública. En el caso de que los municipios no dispongan de Policía Local, dicha información se coordinará a través de Subdelegación de Gobierno.

Las sanciones

La Junta recuerda que según el decreto sancionador aprobado por su Consejo de Gobierno, tiene consideración de infracción grave el incumplimiento del deber de aislamiento domiciliario acordado por la autoridad sanitaria o, en su caso, del confinamiento decretado, realizado por personas que hayan dado positivo en Covid-19.

Según dicho decreto, las sanciones graves suponen una multa desde 3.001 hasta 60.000 euros. A ellas se unen con sanción leve y una multa de 100 a 3.000 euros, el incumplimiento de la medida cautelar de cuarentena acordada por la autoridad sanitaria competente en personas que no hayan dado positivo en Covid-19 pero que sean contactos directos de un enfermo.

Preocupación ante el aumento de positivos

El consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, definió el pasado 7 de octubre como «muy preocupante» la situación de la pandemia, con un aumento en el número de diagnósticos de casos de coronavirus.

En este sentido, apostilló que el incremento «espectacular» en el número de pruebas realizadas, a través de los test de antígenos, conlleva también un incremento en la cantidad de casos positivos que se detectan.

En concreto, el consejero indicó que, en esos últimos cuatro días, la sanidad andaluza realizó 40.000 test de antígenos. Además, apuntó que «la mayoría» de contagios son personas asintomáticas y «gente joven«.

Además, ha apuntado que los datos «más objetivos» sobre la situación de la pandemia son los de mortalidad e ingresos en planta de hospital y en unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Al respecto ha lamentado que, en los últimos siete días, han muerto 78 personas en Andalucía por la Covid-19, unas cifras que «duelen», según ha comentado. Al mismo tiempo, ha valorado que se está detectando un «discreto descenso» y una fase de «estabilización» en el número de ingresos hospitalarios.