La Policía Nacional ha desmantelado un secadero de marihuana en una nave industrial del Polígono de la Redonda de El Ejido (Almería); intervenido unas 10.170 plantas; y detenido a dos varones, R.G.V. de 43 años y A.B. de 20 años, este segundo encargado confeso de vigilar la droga. Los mismos han ingresado en prisión preventiva, acusados de un delito de robo con violencia y otro contra la salud pública, respectivamente.

Aviso a la Policía de unos «golpes»

Según relata el Cuerpo Nacional de Policía en una nota de prensa, todo comenzó cuando recibió en su teléfono de emergencias, el 091, una llamada que avisaba acerca de unos ruidos en torno a una nave industrial. El alertante manifestó escuchar golpes que provenían del intento de franquear la puerta de acceso a la nave.

Cuando la Policía Nacional llegó a la nave de El Ejido, la puerta de acceso se encontraba forzada y abierta. Además, en su interior huía de la Policía Nacional uno de los ahora detenidos; ocultando su identidad bajo un pasamontañas. Los agentes lograron darle alcance a los pocos metros de su huída.

En el suelo de esa misma nave yacía el segundo de los detenidos, con varias lesiones por todo su cuerpo; quien relató a la Policía que era el encargado de vigilar y guardar la droga; y que, momentos antes, se habían personado entre cinco y ocho personas armados con barras de hierro y armas de fuego, los cuales le habían propinado una paliza y se habían llevado parte de la marihuana.

10.170 plantas de marihuana

Durante el registro de la nave fueron intervenidas 10.170 plantas de marihuana; colgadas de un entramado de alambres a lo largo del techo de la nave industrial y en proceso de secado.

Los dos detenidos, R.G.V. de 43 años y A.B. de 20 años, han ingresado en prisión por orden judicial acusados de un delito de robo con violencia y otro contra la salud pública, respectivamente.

El Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (Citco), dependiente de la Secretaría de Estado de Seguridad, como órgano de integración de la información estratégica entre las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, se ha hecho cargo de las plantas intervenidas para su ulterior destrucción.