El indiscriminado uso del avión oficial por Pedro Sánchez, y el alto coste que tiene emplearlo para cualquier viaje que se puede realizar en coche, vuelve a crear polémica. En este sentido, Vox registra una proposición no de ley en el Congreso de los Diputados para limitar el uso de los aviones para altos cargos. De esta manera piden que se prohíba hacer uso del Falcon para vuelos de menos de 250 kilómetros, «salvo imperiosa necesidad debidamente justificada».

La formación que lidera Santiago Abascal persigue que se regule la utilización la flota oficial a disposición del Gobierno. Así pretende acabar con el uso «particular o partidista» llevado a cabo por todos los ejecutivos de la democracia y, en particular, por los presididos por Pedro Sánchez.

¿Cuánto utilizaron el falcon Aznar, Zapatero o Rajoy?

José María Aznar realizó un total de 319 vuelos nacionales e internacionales durante sus dos mandatos (1996-2004); es decir, 39 viajes por año.

José Luis Rodríguez Zapatero hizo un total 260 en el periodo 2004-2011; 37 vuelos por año.

Mariano Rajoy viajó en el falcon los mismos vuelos que Zapatero, aunque en dos años más, 260 viajes (2011-2018); 28 vuelos por año. Es el presidente que más ahorró en este sentido.

Pedro Sánchez rompe moldes, duplicando y hasta triplicando el uso del falcon. Lleva 79 vuelos sólo desde junio de 2018 hasta hace un año. Cinco vuelos por mes.

Pedro Sánchez supera los límites de uso de lo público en beneficio personal

Lamentan que «el actual Gobierno ha superado todos los límites de uso de lo público para el beneficio personal». Así lo denuncia la proposición no de ley, que apunta desde que en junio asumiera la Presidencia del Gobierno y hasta mayo del año pasado el número de vuelos realizados por Sánchez ascendía a 59, a razón de 4,92 vuelos al mes. En muchos casos para viajes particulares «que se disimulaban con eventos oficiales».

Destaca Vox en concreto que, al mes de acceder al cargo, el presidente y su mujer volaron en un helicóptero Súper Puma —otro de los transportes a disposición, entre otros, del presidente— hasta La Rioja para asistir a una boda; y el Falcon para acudir a un concierto en el Festival Internacional de Benicasim.

SI UTILIZAN RECURSOS DE LOS ESPAÑOLES PARA USO PARTICULAR DEBEN PAGARLO COMO CUALQUIER ESPAÑOL

Así las cosas, Vox plantea regular el uso de estas aeronaves por parte de las altas autoridades del Estado. Y en particular, de miembros del Gobierno a través de una disposición que contenga «un procedimiento estricto» para la calificación de un viaje de este tipo como materia clasificada, con el correspondiente informe del coste que supondrá para las arcas públicas.

Pedro Sánchez y su mujer volaron en un helicóptero Súper Puma hasta La Rioja para asistir a una boda

Y en el caso de vuelos que no cumplan los requisitos para ser calificados como materia reservada, Vox propone que se publique un informe en el Portal de Transparencia donde se detalle las ciudades de origen y destino, las horas de vuelo, la fecha y hora del trayecto, los vuelos comprendidos en el desplazamiento, los pasajeros y el coste extra de las pernoctaciones y las dietas de la tripulación si se diera el caso.

Viajaron en Falcon para disfrutar de un concierto en el Festival Internacional de Benicasim

Además, la proposición no acaba en buenas intenciones, sino en que quien haga un uso indebido lo pague. Hay que tener en cuenta que el coste aproximado de una hora de vuelo de Falcon y del Súper Puma, es de entre 5.000 y 5.600 euros. Por tanto Vox también busca que se diseñe un mecanismo de cobros y reintegros para cualquier alto cargo del que se demuestre que ha hecho un uso «particular y ajeno» a sus funciones de alguna de los aviones oficiales, así como para sus acompañantes.