Un estudio, llevado a cabo por Investigadores del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer de Barcelona, ha revelado que los cuerpos lipídicos que contienen grasa corporal son la primera línea de defensa contra las bacterias, parásitos o virus, como el coronavirus.

Dicha investigación, recogida por la revista Science, evidencia que los cuerpos lipídicos, presentes en todas las células humanas, se separan de las mitocondrias cuando hay una infección, se multiplican y llenan sus membranas de una proteína llamada catelicidina, que se defiende de los patógenos atacándoles y agujereando sus membranas.

El estudio afirma que estas células «actúan como un interruptor molecular en la inmunidad innata. Estas responden a las señales de peligro mediante tanto la reprogramación del metabolismo celular como la búsqueda de mecanismos antimicrobianos mediados por proteínas».

Este descubrimiento ha sido posible tras un proceso de análisis sobre los cuerpos lipídicos mientras atacan a la bacteria Escherichia coli. Los autores creen que gracias al estudio se podrán crear nuevos tratamientos para infecciones como la hepatitis C, el dengue, la tuberculosis, la malaria o la enfermedad del sueño.

En cuanto al coronavirus, una de las científicas que ha participado en el estudio, ha participado en otro que sugiere que los cuerpos lipídicos pueden jugar un importante papel en el Covid-19.

Síntomas del coronavirus

El Hospital Clínico San Carlos de Madrid ha desarrollado un estudio que demuestra los síntomas de coronavirus más comunes en pacientes leves. Entre los síntomas está la fatiga, fiebre, tos, dolores musculares y dolores de cabeza. Estos patrones son comunes tanto para hombres como para mujeres en todos los grupos de edad analizados en el estudio.

En el estudio han participado 1.177 pacientes con PCR positiva de coronavirus. Todos ellos eran profesionales del mundo de la sanidad que no han precisado de ingreso hospitalario en ningún centro médico a causa del virus.

Estudio más amplio realizado hasta la fecha 

Este estudio es el más amplio realizado hasta la fecha sobre pacientes con síntomas leves o moderados sin ingreso hospitalario. Ha sido publicado recientemente como carta al editor en la revista internacional ‘Journal of Infection‘. Se realizó una encuesta sobre manifestaciones clínicas y epidemiológicas presentadas por 1.177 profesionales de las ciencias de la salud con COVID-19 y síntomas leves o moderados, de los que el 62,2 por ciento son médicos, el 29 por ciento enfermeras y el resto profesionales de otras categorías, con una edad media de 41,7 años.

«El estudio revela que, en todos los grupos de edad y tanto en hombres como en mujeres, los cinco síntomas más comunes son la fatiga (74,6%); fiebre (71,5%), tos (70,3%), dolores musculares (69,8%) y dolor de cabeza (69,2%)»; detalla el oftalmólogo del Hospital Clínico San Carlos y autor del estudio, Pedro Arriola Villalobos. Además, añade «que se encontró una elevada incidencia de alteraciones en el olfato y gusto. Parecen ser predictores, según otros estudios publicados, de casos de coronavirus leves y de buena evolución».

Más común en mujeres y hombres

Cada paciente experimentó una media de entre siete y ocho síntomas. Los síntomas más frecuentes fueron similares a los descritos en pacientes hospitalizados, mientras que otros como dolores musculares, dolor de cabeza, congestión nasal, dolor de garganta, diarrea o mareos aparecieron con mayor frecuencia en los pacientes que no necesitaron ingreso hospitalario.
Estos síntomas más frecuentes variaban en función del sexo. Así, en las mujeres el síntoma mayoritario era la fatiga (76,4%) por encima del dolor de cabeza (72,5%) y de la fiebre (71,5%); mientras que entre los varones los síntomas más frecuentes fueron la fiebre (78,5%), los dolores musculares (71,9%), y la fatiga y la tos, ambos con un 69,7 por ciento.
Por otro lado, se encontró diferente incidencia de algunos síntomas en función del sexo. Algunos síntomas eran más frecuentes entre las mujeres como la congestión nasal (52,3% por 37,7% en los hombres), el dolor de garganta (50,3% por 37,1%); la diarrea (46,1% por 35,8%); la pérdida del gusto (37,8 por 25,2%) o las náuseas (24,7 por 9,4) y otros como dolor punzante en el pecho, dificultades en la respiración, dolor abdominal y mareos también son más frecuentes en las mujeres que en los hombres.