El multimillonario Bill Gates, fundador de Microsoft, ha predicho cuando la humanidad podrá volver a una cierta normalidad. Esta declaración no es muy optimista, ya que el empresario opina que la normalidad no vendrá de la mano de las primeras vacunas, sino que habrá que esperar un poco más.

«La única forma en que volveremos completamente a la normalidad es teniendo, tal vez no la primera generación de vacunas, sino otra vacuna que sea súper efectiva, y que se ponga mucha gente, para así eliminar la enfermedad de manera rápida a nivel global», ha indicado en una entrevista para el programa Meet the Press de la cadena estadounidense NBC.

Con respecto al tratamiento experimental que Donald Trump recibió frente al coronavirus, Gates asegura que «de todas las terapias, es la más prometedora» ya que «podría reducir bastante la tasa de mortalidad».

En palabras del informático, existen «muy pocos» tratamientos que puedan lograr salvar la vida de las personas con coronavirus. Además, vaticina que volveremos a subir a niveles récord de muertes (en EE UU) este otoño«.

En este sentido, Bill Gates ha sido muy crítico con la gestión que está llevando Donald Trump de la pandemia. «Estamos llevando a cabo el peor sistema de test, en términos de acceso, de cualquier país. Y eso no es tan difícil de solucionar. Hay que admitir que no se ha hecho un buen trabajo y hacer algunos cambios sencillos. Todavía podemos hacerlo mejor. Aparte de la financiación en investigación, caemos muy bajo en términos como la calidad de respuesta, que es lo contrario de lo que se hubiera esperado», ha recalcado.

Bill Gates, involucrado en la búsqueda de una vacuna

El filántropo, copresidente de la fundación Melinda, ha estado muy involucrado en la búsqueda de una vacuna ante el coronavirus. Por ello, su fundación respalda la compañía alemana CureVac que está trabajando en un proyecto de vacuna.

Pese a su consideración anterior, Gates cree que las primeras vacunas llegarán a comienzos de 2021. «El próximo verano EE.UU. comenzará a volver a la normalidad y hacia finales de año nuestras actividades serán normales, si también ayudamos a otros países».

«En el mejor caso el final de la pandemia será probablemente 2022 -agregó-. Pero durante 2021, deberíamos ser capaces de reducir los números si tomamos un enfoque global. Por lo que, sabe, gracias a Dios que la tecnología para la vacuna estaba ahí, que la financiación vino y que las compañías pusieron a su mejor gente. Por eso soy optimista de que la pandemia no durará indefinidamente», terminaba.

La vacuna más avanzada

La vacuna candidata contra el Covid-19 de Moderna, ARNm-1273 ha obtenido la confirmación de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) para solicitar una autorización de comercialización por parte de la Unión Europea.

La confirmación de la EMA pone de manifiesto el compromiso de Moderna para que la vacuna sea accesible a toda la Unión Europea. Según ha informado la compañía, la solicitud de la autorización por parte de Moderna incluirá información clínica actualizada sobre la ARNm-1273.

En concreto, se incluirán los resultados obtenidos de un estudio preclínico sobre el virus. Asimismo del análisis provisional de la fase 1 del estudio de la ARNm-1273 en adultos (18-55 años) y personas mayores (56-70 y 71+ años) publicado en el ‘New England Journal of Medicine’.

Asimismo, a fecha del 9 de octubre, 22.194 participantes de la fase 3 del estudio ‘COVE’ de la vacuna candidata, ARNm-1273, han recibido su segunda vacuna. En Europa, la compañía está trabajando con sus socios estratégicos: la suiza, Lonza; y la española, ROVI para la fabricación y el suministro de la vacuna.

Se trata de una cadena de suministro dedicada por entero a apoyar a Europa y a los países que, aparte de los Estados Unidos, cuentan con acuerdos de compra con Moderna.