La secretaria general de Vox en el Congreso de los Diputados, Macarena Olona, ha anunciado este jueves que su formación recurrirá la Ley de Memoria Demodrática.

Consideran que vulnera «derechos fundamentales» como la «libertad de expresión, de asociación e ideológica».

En una entrevista en esRadio, recogida por Europa Press, Olona ha criticado que el Ejecutivo pretende «ganar con una ley lo que perdieron en el campo de batalla».

«Pretenden rescribir la historia que mis antepasados cerraron con heridas sangrantes con mucha dignidad y sacrificio», ha apuntado.

Según Olona, y «por las informaciones» conocidas, la Ley de Memoria también vulnera «la jurisdicción exclusiva que garantiza el artículo 117 de la Constitución». Dicho artículo establece que «para que se reconozcan unas víctimas se tiene que publicar un victimario».

En esta línea, la dirigente de Vox ha explicado que el recurso será presentado una vez la Ley de Memoria sea aprobada en el Congreso de los Diputados. A su juicio, se trata de un «avance más del sectarismo ideológico cuyo paradigma es el comunismo de extrema izquierda» que «está en el poder por la ignominia» del PSOE.

Derrocar la monarquía es el siguiente objetivo, según Vox

Así, Olona ha criticado que con esta ley se pretenda «declarar la nulidad de las condenas impuestas por la dictadura«. Así como que se quiera «implementar una fiscalía especial en el Supremo, que no hará de fiscal sino de historiador».

«Y no será objetivo, sino al servicio del Gobierno que quiere derogar la Ley de la Amnistía y resquebrajar la legitimidad de la Constitución», ha añadido.

La portavoz del partido que preside Santiago Abascal ha sostenido además que «la profanación de la tumba del general» Francisco Franco «era la excusa» del Gobierno. «Derrocar la monarquía y la cruz es el siguiente objetivo», ha continuado, para después recordar que, «en 2018, Podemos pidió derribar la cruz del Valle de los Caídos».

Vox, indignado con la medida respecto al Valle de los Caídos

El Gobierno de Pedro Sánchez pretende «resignificar el Valle de los Caídos, con el objetivo de convertirlo en un cementerio civil y esté protegido por Patrimonio Nacional.

De este modo, el Ejecutivo planea que el Valle de los Caídos sea un cementerio en el que las «30.000 víctimas de los dos bandos tengan paz y respeto«, según a señalado la vicepresidenta primera , Carmen Calvo.

Del mismo modo, Calvo ha anunciado que la fundación de benedictinos presentes actualmente en el Valle de los Caídos será «extinguida automáticamente».

Esta resignificación del Valle se hará en un futuro y «está aún por estudiar». Así lo ha avanzado Carmen Calvo en la presentación del anteproyecto de Ley de Memoria Democrática. Anteproyecto que ya ha sido aprobado por el Consejo de Ministros.

En esta nueva Ley de Memoria Democrática destaca la futura conmemoración de dos fechas importantes: Una de ellas será el 31 de octubre, día en que se aprobó el proyecto de Constitución española de 1978 en el Congreso de los Diputados; y la otra quedará fijada el 8 de mayo, como efeméride para recordar a quienes lucharon contra el nazismo y el fascismo.

Otro aspecto a resaltar es el cambio de nombre del Panteón de Hombres Ilustres, que llevará el nombre de Panteón de España. En él se enterrarán a personalidades ilustres.

Calvo ha hecho una encendida reivindicación de Clara Campoamor, la impulsora del voto femenino en España, porque «se le debe la aplicación exacta y precisa de la soberanía popular».

Los benedictinos serán expulsados del Valle

Por otro lado, la vicepresidenta primera del Gobierno de Pedro Sánchez, Carmen Calvo, ha anunciado cuál será el destino de la fundación de benedictinos.

«Se extinguirá automáticamente» porque «ya no tiene ningún sentido en relación al nuevo objetivo del Valle de los Caídos en términos de memoria democrática», ha sentenciado.