La Guardia Civil ha rescatado a un perro abandono, desnutrido y deshidratado en el interior de un cortijo de Los Albardinales de Tabernas, en Almería. La benemérita ha iniciado una investigación sobre el dueño del animal.

El investigado, autor de un delito relativo a la protección de animales domésticos, mantenía al perro en el interior del cortijo desde principios de septiembre. Un vecino fue la persona encagrda de dar la voz de alarma ante el mal estado que presentaba el animal.

Los agentes acudieron al lugar y comprobaron la «extrema delgadez» del perro. Apenas podía «mantenerse en pie por sus propios medios» debido a la falta de alimento y de agua «en cantidad y calidad suficientes». Asimismo, observaron que el lugar no reunía las condiciones higiénico-sanitarias necesarias debido a la gran cantidad de excrementos e insectos que había.

El perro carecía de microchip, por lo que se hicieron gestiones para identificar y localizar al propietario de la finca, un hombre de 37 años que carecía de pasaporte canino ni pudo justificar haber dado tratamiento veterinario al animal, por lo que finalmente ha sido investigado.

El animal ha quedado en manos de la sociedad protectora La Huella Roja mientras que las diligencias se han entregado en el Decanato de los juzgados de Almería.