Andalucía no descarta nuevas medidas en función de como evolucione la pandemia del Coronavirus. Así lo ha recalcado el presidente de la Junta, Juanma Moreno. Eso sí, ha dejado claro que siempre será bajo el asesoramiento de los expertos sanitarios.

En este caso, dependiendo de como evolucione la pandemia en la segunda quincena del mes de septiembre, las medidas se tomarán para tratar de frenar los contagios de Covid-19 en la región.

El presidente ha mostrado su preocupación porque la cifras demuestran «una explosión de contagios» en muchas comunidades; no solo en Andalucía. Además, Moreno ha apuntado que el único aspecto «positivo» que se puede sacar de la situación es que la parte clínica de hospitalizaciones, en los últimos tres días, está «estable».

Más pruebas PCR «que nunca»

Según el presidente, el dato que hay que tener más presente en este momento es qué incidencia están teniendo los contagios en el ámbito clínico, sobre todo, en camas hospitalarias, en UCI y en fallecimientos. Por ello, ha insistido en que el número de casos detectados es mayor porque se están haciendo más pruebas PCR «que nunca».

Juanma Moreno asegura que, en camas hospitalarias y en UCI, en este momento, la tendencia «esta estabilizada». Aunque ha asegurado que esto «no significa que mañana se pueda desestabilizar».

Para tratar de evitar un posible colapso hospitalario, según ha señalado Moreno, se ha puesto en marcha el plan 3.000. Ante esto, se están haciendo obras de urgencia, y se han puesto todos los recursos posibles para sanidad.

De hecho, ha indicado que la factura sanitaria por la pandemia alcanza ya los 2.300 millones de euros en Andalucía. De esta manera, ha insistido en que su Gobierno va a seguir poniendo todos los recursos que sean necesarios.

Moreno ha manifestado que se verá cómo evolucionan los casos de contagios en la segunda quincena de este mes y si fuese necesario, «se tomarían decisiones» que, al afectar a muchos sectores, tiene que ser medidas «muy quirúrgicas, pensadas y meditadas».

Para el presidente, en lo que respecta al ámbito sanitario hay que trabajar con mucho rigor y seriedad y apelado a la colaboración de toda la sociedad como el arma más poderosa, porque es el momento de que todos rememos en la misma dirección y exista cooperación y colaboración, ya los ciudadanos lo que menos quieren son «broncas políticas».

Juanma Moreno ha insistido en pedir a la ciudadanía mucha prudencia y esfuerzo, pero es que hay que «seguir con las mascarillas todo el tiempo», mantener la distancia de seguridad y realizar una constante higiene de manos. Ha aconsejado a los ciudadanos que siempre que se puedan evitar, «se eviten las reuniones familiares».

«En la medida de las posibilidades, evitemos esos acontecimientos a los que no es necesario tener que ir», ha dicho Moreno.

Sobre el Plan 3.000

El plan contempla la posibilidad de que, en algún momento, se detecte presión asistencial localizada, para lo que se utilizarían recursos privados o estructuras ya preparadas.

En líneas generales, este plan funcional contempla la adaptación de la gestión asistencial. Para ello se propone la definición de una reserva de camas de hospitalización, observación, unidades de recuperación postanestésica y UCI. Cuyo fin es el de tener operativas la mayor cantidad de unidades disponibles, así como de respiradores.

También se prevé la adecuación progresiva de la actividad asistencial; la suspensión de todas las cirugías no oncológicas que necesiten UCI, reservando su disponibilidad para pacientes afectados por Covid-19; la disminución, aplazamiento o suspensión de la cirugía menor ambulatoria en función de la situación epidémica local, y el aplazamiento o suspensión de todas las consultas de revisión no oncológicas, así como de pruebas diagnósticas en pacientes no oncológicos.

Por su parte, se mantendrían todas las revisiones oncológicas, al igual que las consultas, pruebas diagnósticas y/o tratamientos de esta índole. De igual modo, se mantendrían las primeras visitas y pruebas de primer diagnóstico de patologías potencialmente graves y del seguimiento del embarazo. Además, se potenciarían las consultas en acto único.

Igualmente, se mantendrían totalmente operativas las consultas y cirugías de urgencias y partos. Así como la actividad relacionada con trasplantes, transfusiones o cualquier seguimiento de patologías que requiera soporte especializado.