Científicos del área de Biología Celular de la Universidad de Málaga y Bionand han dado un paso más en la búsqueda de nuevas terapias de rápida implantación para frenar la pandemia por la enfermedad del Coronavirus. Han logrado identificar un nuevo fármaco que podría evitar o mitigar las consecuencias de la infección por SARS-CoV-2.

El equipo, liderado por los investigadores de la UMA Iván Durán y Fabiana Csukasi, estudiará durante el próximo año cómo el tratamiento con 4-Fenilbutirato (4-PBA) modula la respuesta inflamatoria que se produce en los casos más graves de Covid-19.

Un proyecto que ha sido financiado por el fondo Covid-19 de la Junta de Andalucía y que cuenta con una dotación inicial de 90.000 euros, así como la posibilidad de renovación durante tres años más.

Los primeros resultados ya han sido publicados en la revista científica ‘Cytokine and Growth Factors Review’, han señalado desde la UMA a través de un comunicado.

El proceso inflamatorio que se identifica en los casos más graves de coronavirus provoca el descontrol y el exceso de citocinas -moléculas encargadas de organizar las defensas del organismo- llegando a desencadenar, incluso, la hiperpermeabilidad vascular y el fallo multiorgánico.

Los científicos de Málaga buscan el control de las citoninas

Precisamente, el control de esta ‘tormenta’ de citocinas, a través de quienes les controlan a ellas, es decir, las células infectadas, es la propuesta de los investigadores de la Universidad de Málaga.

«Cuando las células se encuentran estresadas por la infección llaman a las citocinas y, cuanto más estresadas estén, más insistentemente las llaman, provocando esa inflamación descontrolada. Por eso una posibilidad para tratar el Covid-19 es reducir el estrés de las células», ha explicado Durán.

Según el investigador, el reposicionamiento con el fármaco anti-estrés ‘4-PBA’, aprobado para uso clínico contra otras enfermedades y, por ello, fácil de llevar a la clínica, podría modular este estrés celular, que también está presente en patologías como la diabetes, el envejecimiento o la carcinogénesis, a su vez, catalogadas de riesgo para el Covid-19.

Identificar grupos de Riesgo

«Nuestros resultados preliminares desarrollados en modelos animales demostraron que el fármaco 4-PBA rescata por completo la mortalidad causada por insuficiencia respiratoria derivada del estrés celular», ha afirmado el profesor de la UMA.

Además, ha aclarado que, en estos primeros estudios, también han identificado a la proteína residente del retículo endoplásmico ‘BiP’ (Binding Immunoglobulin Protein) –un marcador de estrés sanguíneo– como indicador de situaciones derivadas del estrés celular, susceptibles de explorarse y medirse en los enfermos afectados.

Así, tal y como señala Durán, los niveles de BiP, además de determinar la eficacia del tratamiento con 4-PBA, podrían servir como indicadores tempranos de grupos de riesgo al Covid-19, estableciendo la correlación entre niveles altos y severidad inflamatoria tras la infección viral.

Según los investigadores de Málaga, otras enfermedades también producen estrés en las células

«Hay personas que ya tienen enfermedades que causan estrés a las células y cuando estas personas son infectadas por el coronavirus tienen una mayor probabilidad de enfermar y morir. Por tanto, sabiendo si el paciente sufre de estrés celular mataríamos dos pájaros de un tiro: detectaríamos la susceptibilidad antes de que ocurriera la infección y sabríamos tratarla a tiempo», ha señalado el científico de la UMA.

Para confirmar la efectividad y seguridad del tratamiento con el fármaco 4-PBA mediante ensayos in vitro e in vivo de la ‘tormenta’ de citocinas e infección por SARS-CoV-2, los científicos Csukasi y Durán, colaboran en el entorno Ibima con los médicos del Hospital Regional Universitario y del Hospital Universitario Virgen de la Victoria, José María Reguera y Javier Sánchez, respectivamente, y la investigadora Deborah Krakow, de la Universidad de California Los Angeles.

Además, con los otros miembros del Laboratorio de Bioingeniería y Regeneración Tisular (Labret), que dirige el profesor José Becerra, y del que forman parte los investigadores Manuel Mari-Beffa, Gustavo Rico, José Miguel Tejeiro, Rick Visser y David Baglietto, que también pertenecen a la Red de Terapia Celular, CIBER-BBN y CIBER-NED.