El Ayuntamiento de Cádiz ha puesto en marcha una campaña informativa que fomenta el uso de la mascarilla como medida necesaria para evitar los contagios por Coronavirus.

El alcalde accidental, Demetrio Quirós, ha informado de la puesta en marcha de esta iniciativa que recurre a los principales monumentos de la ciudad en forma de estatua para visibilizar la necesidad de seguir utilizando mascarillas para limitar y erradicar en última instancia el contagio comunitario.

Demetrio Quirós ha señalado que «hemos recurrido a figuras tan destacadas como las de Moret, Mariana Cornejo, Paco Alba y otras muchas relacionadas con la cultura y la historia  de Cádiz con las que pretendemos aumentar la concienciación ciudadana bajo el lema Cuídate, cuídanos».

Las imágenes se difundirán por los distintos medios de comunicación hasta finales de octubre, «porque entendemos que es necesario mantener la guardia y la situación lo merece».

Medidas para que no se disparen los contagios

Quirós ha puesto de relieve la necesidad de adoptar medidas «para que no se disparen los contagios en esta previsible segunda ola y mantener un buen nivel de salud comunitaria.

En este contexto es importante que todos tengamos presentes que es necesario cuidarnos unos a otros y esto empieza colocándonos la mascarilla». 

Dos metros de distancia social. Esa es a priori «la mejor mascarilla» para protegerse del Coronavirus que mantuvo a España en estado de alarma desde mediados de marzo, de acuerdo con lo que ha recordado en diversas ocasiones el doctor Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias y portavoz de Sanidad en la crisis sanitaria del covid-19.

No obstante, a pesar de que esa la principal medida inicial para poner coto a la enfermedad, el Ministerio de Sanidad ha ampliado en plena desescalada, cuando los alivios del confinamiento han sido cada vez mayores, el uso obligatorio de mascarillas más allá del transporte público y ha regulado también su utilización «en lugares con alto potencial de contagio como espacios cerrados y públicos donde se produce una gran concentración de personas», así como en la propia calle cuando no se pueda cumplir con la distancia interpersonal entre individuos.