Un suceso llamativo y es que dos amigos se han peleado. Nada raro hasta aquí. La cosa se pone más dura cuando uno de ellos, varón de 24 años, intentó matar a puñaladas a un amigo suyo de 28 años en Granada. 

El joven herido quedó sangrando en abundancia, inconsciente y tirado en el suelo en una plaza del barrio del Realejo de Granada. La Policía Nacional ha detenido al joven que asestó las puñaladas, de nacionalidad española y con numerosos antecedentes policiales. Acto seguido ha sido puesto a disposición de la autoridad judicial, según ha informado este jueves la Policía Nacional en una nota informativa.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 3:00 horas del pasado 14 de septiembre. Fue en ese momento cuando una patrulla de servicio de prevención de la delincuencia en dicha zona fue alertada por un vecino, quien manifestó que en una plaza del Realejo de Granada «había visto a un varón inconsciente y tumbado en el suelo sobre una gran mancha de sangre«.

Los agentes se dirigieron al sitio indicado, donde prestaron los primeros auxilios a un hombre de 28 años. El joven se encontraba tumbado boca arriba, y efectivamente inconsciente y «sangrando abundantemente por varias heridas». Estas podrían haber sido causadas por un arma blanca, localizadas en cabeza y abdomen.

Tras solicitar la presencia de los servicios médicos y, mientras estos llegaban al lugar, los agentes intentaron hablar con la víctima. Lo único que pudieron averiguar fue que su agresor era una persona conocida. Finalmente, el herido fue trasladado a un centro hospitalario en estado grave, iniciándose en ese momento la búsqueda de su agresor.

Una discusión previa

Es de destacar que esa misma noche, sobre las 2:00 horas, tanto el supuesto agresor como la víctima habían sido protagonistas de una discusión en un domicilio ubicado unas calles más abajo.

Un vecino había avisado de una pelea entre los dos varones, hecho este que motivó la intervención de una patrulla de Policía Local de Granada. Al lugar también llegó otra patrulla de la Policía Nacional, distinta de la que habría de actuar momentos más tarde auxiliando a la víctima.

El motivo de la discusión habría estado provocado porque el agredido habría dañado algunos efectos personales pertenecientes al agresor y dejado basura en su vivienda.

Las investigaciones llevadas a cabo consiguieron localizar y detener al supuesto autor, la misma persona con la que había discutido momentos antes.