La Peña Museo José Luis Galloso, de El Puerto de Santa María, ha celebrado el acto del quincuagésimo aniversario de su fundación. Los actos conmemorativos estaban previstos para el 20 de marzo en su sede pero tuvieron que posponerse por las razones de todos conocidas.

Arena de la Plaza Real

Con el permiso del Ayuntamiento se han traslado de lugar y han pasado a la arena de la Plaza Real, donde tenían preparada exactamente cien sillas, convenientemente distanciadas y fueron ocupadas respetuosamente por los invitados, que portaban la preceptiva mascarilla como se exigía en la rigurosa invitación que habían recibido personalmente. Entre los asistentes estaban destacados representantes de la afición taurina, de los que únicamente citaremos al maestro Luis Parra Jerezano, decano de los toreros de la provincia.

A la entrada del ruedo se ofrecían unos pliegos para recogida de firmas en favor de la solicitud que la peña ha hecho para que José Luis Galloso sea nombrado Hijo Predilecto de El Puerto. Presentó el acto Jerónimo Roldán.

El presidente José Luis Muñoz, que lleva ya veintisiete años en el cargo, dio la bienvenida y señaló que es la primera vez que la peña hace un acto fuera de sus instalaciones desde que se trasladaron a la actual sede de la calle Pozos Dulces. Agradeció al concejal de Plaza de Toros el de que el 50º aniversario de la peña quede enmarcado en el 140º aniversario de la plaza. Se refirió al esfuerzo que han invertido en la elaboración de la revista, más gráfica que literaria, que recoge un resumen de los cincuenta años de existencia de la entidad gallosista. Terminó dando las gracias a los socios, a los colaboradores y a los patrocinadores que han pasado por la peña y sus actividades en estos primeros cincuenta años.

José Luis Muñoz

Curro Organvídez hizo la presentación de la revista conmemorativa, centrándose tanto en la figura del titular, José Luis Galloso, como en las figuras de los fundadores, Antonio Fernández Galloso, Luis Feria Peña, Vicente Chamero Selma, Manuel Raposo Bocanegra y Francisco González Mel, y los presidentes; éstos fueron Miguel Gómez Benítez, Manuel Sosa López, Luis Feria Peña, Manuel Lojo Suano, Antonio Sánchez Bello, Carlos Sánchez del Valle y el actual, José Luis Muñoz.

Descubrimiento del cartel

Luego se procedió al descubrimiento del cartel conmemorativo, a cargo del torero titular y del presidente; se trata de una composición fotográfica de la puerta principal de la Plaza Real con un tramo del local de la peña donde está situado el retrato al óleo de José Luis Galloso. Tras ello, tomaron asiento en la mesa presidencial el torero y los presidentes asistentes, para exponer sus impresiones sobre lo que significa el recuerdo de estos cincuenta años de vida peñística.

Antonio Sánchez Bello recordó la actividad que suponía fletar autobuses para acompañar al torero y comprar entradas por valor de hasta dos millones de pesetas para traerlas y repartirlas. El sitio más lejano al que fueron es Barcelona. La masa social llegó a ser de seiscientos veinticinco socios. Las cosas se conseguían moviéndose mucho, organizando fiestas camperas y trabajando con el equipo, que siempre estaba al lado. Con él la sede social abandonó la calle Zarza y se instaló en la calle Las Cruces y allí proyectaban películas taurinas pero siempre hablaban de toros.

Carlos Sánchez del Valle fue llamado por Antonio para hacerse cargo de la presidencia. La cosa no era fácil porque estaba como conserje en la plaza de toros, pero, si no la cogía, la peña se iba a pique. Hizo lo que pudo. Se organizaron algunos actos de reconocimiento determinadas personalidades. Mantener aquello era lo importante pero de ocho socios que había cuando empecé llegamos a los ciento cincuenta. Lo pasó mal porque su trabajo era casi imposible que no se cruzara con su cargo y lo dejó por culpa de la empresa. Desde que se jubiló de conserje no ha vuelto a la plaza hasta ahora, que ha venido por el maestro y por la peña. Estar al lado de Galloso ha sido una de las mayores satisfacciones de su vida.

José Luis Muñoz recuerda que estaba en la directiva con Carlos y cuando este dimitió se fueron también los demás miembros salvo él y José Antonio Terrada; entre ambos decidieron tirar para adelante con la peña. Ahora son diecisiete socios, lo que resulta un número insuficiente para mantener la actividad en grado aceptable. Se cambiaron desde la calle San Juan de nuevo a la calle Zarza, hasta que pudieron pasar a la sede actual, dentro de Bodegas El Cortijo, en 2009. Destaca el otorgamiento de los trofeos taurinos y proclama que si no fuera por la actividad de las peñas el invierno sería muy aburrido para los aficionados. Están en el empeño de que Galloso sea nombrado por el Ayuntamiento Hijo Predilecto de El Puerto, para lo que han iniciado una campaña de recogida de firmas, así como que se pueda levantar en los aledaños de la Plaza Real un monumento al torero que resulta ser el más importante de toda la historia taurina de la ciudad.

El titular José Luis Galloso tomó la palabra para expresar que está orgulloso de la labor que están haciendo los miembros de la peña. Él ha hecho, toreando, lo que ha podido, incluyendo todas las veces que ha llenado la Plaza Real y las innumerables ocasiones que ha llevado el nombre de El Puerto por los cosos del mundo. Reconoce que desde que se retiró la tarea de la peña se hace más difícil pero los que vengan detrás van a recordar la labor que están haciendo especialmente los presidentes.

Tras ese turno de intervenciones se pasó a la entrega a los socios del carnet especial de los 50 años, más la concesión de distintivos a los colaboradores en el acto.

Entrega de carnet a los socios

El concejal de Plaza de Toros Álvaro González tomó la palabra para cerrar el acto. Agradeció que la peña haya celebrado su aniversario en combinación con los 140 años de la Plaza, por lo que estaba más que justificada la cesión del edificio para este acto. Dijo que debe al gallosismo su afición a los toros. Vio torear a Galloso sólo dos veces pero tiene el gallosismo en las venas, por su familia y por el ambiente de su trabajo en la Bodega Obregón. Galloso es un símbolo de El Puerto y el nombre de la ciudad lo ha llevado por todos los sitios, incluyendo América. Es, junto a unos pocos nombres, como Alberti o Ruibal, embajador y patrimonio sentimental de los portuenses.

Álvaro González

Al final del acto se hizo reparto de los ejemplares de la revista conmemorativa del 50º aniversario. Ésta comprende diversas secciones, entre las que destacamos un editorial, a cargo del presidente, y unos saludas, del alcalde Germán Beardo, de la Federación de Peñas La Afición y del titular, José Luis Galloso. Sigue una documentación histórica, con el acta de constitución y la resolución gubernativa declarando lícita a la peña, más una reseña de los fundadores y otra de los presidentes. Viene después un repaso a las excursiones (llegando en 1969 a los cincuenta autobuses fletados desde El Puerto hasta Sevilla para una novillada) y a los trofeos que se entregan anualmente desde 2001, con sendas galerías fotográficas de los homenajeados y de los colaboradores. No falta el recuerdo de las loterías y de las actividades sociales de invierno, así como de las gestiones para otorgar a Galloso la dedicatoria de una plaza y la fijación de un azulejo en la Plaza Real, aparte de la iniciativa  en pro de una calle para José Luis Osborne y otra para Enrique Calvario.

Galloso y Jerezano
Galloso y Jerezano

A pesar de que es habitual que la Peña José Luis Galloso cierra sus actos con el ofrecimiento a los asistentes de un vino de honor, en esta ocasión, por mor de las exigencias sanitarias, se tuvo que suprimir ese elemento de punto final que siempre ayuda a hacer un cierre más alargado y grato de los actos. Todos los asistentes lo comprendieron; sea por salir antes de “esto”. Enhorabuena a la peña por su cincuentenario.