Tomares fumiga para prevenir el virus del Nilo

Aunque en Tomares no hay contagios, el Ayuntamiento ha tomado acción «por precaución y debido a los brotes ocurridos en los municipios cercanos»

El Ayuntamiento de Tomares (Sevilla) ha fumigado este lunes 17 de agosto, como medida de prevención, las lagunas del Parque Olivar del Zaudín para evitar la proliferación del mosquito común, transmisor del virus del Nilo Occidental, que ha motivado que 21 personas estén hospitalizadas por ello.

Aunque este problema se concentra en una zona muy concreta como son las marismas de Coria del Río y de La Puebla del Río, y en Tomares no hay ningún indicio de ello, «por precaución y debido a los brotes ocurridos en estos municipios cercanos», el Ayuntamiento ha llevado a cabo labores de esa naturaleza en los tres lagos del citado parque, al ser una de las zonas más húmedas de la localidad, destaca en un comunicado.

La desinfección diaria de Tomares frente al Covid-19 y la fumigación del mosquito común, transmisor de la fiebre del Nilo, se han convertido en una «prioridad máxima» para el Ayuntamiento.

Este, a lo largo del año, también realiza labores periódicas de desratización y de desinsectación para evitar la aparición de ratas y cucarachas y mantener al municipio libre de estos animales e insectos.

Para ello se ha llevado a cabo la aplicación directa por pulverización de un producto biocida sobre los lugares de reproducción de las larvas de los mosquitos, que suele ser en zonas húmedas.

Un larvicida que actúa dentro del agua sobre la fase del crecimiento del mosquito común o ‘Culex pipiens’ en estado larvario, provocando que la larva del mosquito no se desarrolle y alcance la fase adulta, impidiendo así que pueda salir fuera del agua.

El tratamiento realizado tiene un efecto residual de tres o cuatro semanas. En este periodo de tiempo, todas las larvas que vayan naciendo de las distintas puestas de mosquitos, se verán afectadas por el larvicida utilizado.