Estudian los contactos de la persona contagiada que estuvo en ‘Live’ Punta Umbría

Desde el local de ocio han señalado que tienen los datos de todos los clientes que pasaron por sus instalaciones

La Consejería de Salud ha iniciado este lunes, 17 de agosto, el estudio de contactos familiares y sociales de la persona que alertó a la discoteca ‘Live’ de Punta Umbría (Huelva) de que había dado positivo por Covid-19 y que había acudido a las instalaciones de la misma los días jueves y viernes de la pasada semana.

Asimismo, se está haciendo el estudio de contactos de la discoteca, según ha informado la Junta a Europa Press, aunque sin precisar a cuántas personas se les está realizando dicho estudio.

Por otra parte, según han indicado fuentes de la empresa, la administración ya se ha puesto en contacto con ellos para delimitar esos contactos y para hacer las pruebas pertinentes a los trabajadores.

De este modo, desde el local de ocio han señalado que tienen los datos de todos los clientes que pasaron por sus instalaciones, que está delimitada por zonas para poder controlar la situación en un caso como este.

Por ello, han remarcado, se sabe quienes son los que estuvieron en el mismo espacio que la persona afectada.

Además, desde la empresa han asegurado que el contagio «no se ha producido en la discoteca» y que la clienta informó de la situación «porque es muy conocida» y para ponerlo en conocimiento del local.

De este manera, según han indicado las mismas fuentes, en cada zona de las que está delimitada la discoteca —cuyo máximo aforo es de 800 personas— pueden entrar entre 50 o 70 clientes «para evitar mayor exposición y menos contagios en casos de que se dieran hechos como estos».

Aseguran que «cumplen todas las medidas»

Así, desde la ‘Live’ han asegurado que cumplen con los protocolos de seguridad, ya que «el cliente desde que está en la puerta lleva puesta su mascarilla y se hace la división por grupos de ocho personas, se les toma la temperatura, se lavan las manos y se les pide nombre, apellidos y teléfono», tras esto, se les da una pulsera indicando la zona que les corresponde, «a la que también son acompañados».

Todo esto, han subrayado, con la intención de «ir eliminando procesos de contagio». Una vez en su zona, han remarcado, los clientes llegan a su mesa y «ahí es cuando pueden quitarse la mascarilla» y son atendidos por trabajadores «que solo trabajan ahí y no se mueven por otras partes de la discoteca, al igual que no lo hacen los clientes al tener delimitado su espacio por pulseras de colores».

Cabe recordar que la empresa lanzó un comunicado tras conocer el caso de contagio, confirmado que una persona que había estado en sus instalaciones trasladó al establecimiento que había dado positivo por Covid-19 en una prueba PCR realizada en la sanidad privada tras acudir a su médico por un dolor de garganta y que actualmente se encontraba en aislamiento en su domicilio.