Descubren una organización criminal que favorecía la inmigración clandestina

La Policía Nacional ha detenido a 15 ciudadanos marroquíes y la autoridad judicial ha ordenado el ingreso en prisión de cuatro de los miembros

La Policía Nacional ha desarticulado una organización criminal presuntamente dedicada a la regularización ilegal de ciudadanos marroquíes, en una operación que se ha saldado por el momento con la detención de 15 personas de esta misma nacionalidad.

Tras la investigación, en la que se han practicado dos registros domiciliarios, la autoridad judicial ha ordenado el ingreso en prisión de cuatro de los miembros de este grupo, quienes formarían parte de la cúpula de la organización.

Se trata, según la información facilitada por la Policía Nacional en una nota de prensa, de dos varones y dos mujeres, todos ellos con antecedentes policiales.

Las primeras investigaciones iniciadas en el mes de febrero se centraron en una vivienda situada en Motril, en la costa de Granada, en la que se estaría llevando a cabo la inscripción de ciudadanos extranjeros en el padrón municipal a cambio de cierta cantidad de dinero, sin que dicho inmueble «constituyera el domicilio real de estos extranjeros».

En este inmueble figuraban catorce personas inscritas y se encontraba en trámite el empadronamiento de dos más, todas ellas de nacionalidad marroquí.

En el transcurso de la investigación, los agentes han hallado indicios de la realización de diversas actividades ilícitas todas ellas destinadas a favorecer la inmigración ilegal de ciudadanos nacionales de Marruecos.

Las cuatro personas que conformarían la cúpula de la organización, dos hombres y dos mujeres, habrían obtenido beneficios económicos que podrían oscilar entre los 200 y los 10.000 euros en función del trámite realizado.

Además de los empadronamientos falsos detectados, entre las diversas actividades ilícitas que vendría desarrollando la organización se ha investigado la compra de documentos a ciudadanos marroquíes regularizados y su «posterior entrega a otros con características físicas similares que usurpaban la identidad de los primeros para poder traspasar la frontera».

Denuncias falsas

Asimismo, promovían supuestamente la realización de falsas denuncias de pérdida o sustracción respecto de los documentos originales, colaborando algunos de ellos personalmente en el trámite del paso fronterizo para «dar apariencia de ser familia».

Otra de las actividades por la que han sido investigados ha sido por formar parte en la realización de falsas denuncias de violencia de género y el posterior cobro de las ayudas por tales hechos.

También por ofrecer a mujeres un beneficio económico para inscribirse como parejas de hecho con ciudadanos que habrían introducido en España de forma ilegal.

La operación policial continúa abierta dadas las ramificaciones que han podido constatar los investigadores en países de nuestro entorno.

Mientras, los 15 detenidos han pasado a disposición de la autoridad judicial quien ha decretado el ingreso en prisión de cuatro de ellos.