Clamor de los hosteleros de la plaza Mina contra Kichi

Los populares piden a Vila que rectifique su postura con las terrazas de Plaza Mina y escuche a los hosteleros

El presidente del Grupo Municipal Popular (GMPP) del Ayuntamiento de Cádiz, Juancho Ortiz, acompañado por el concejal José Manuel Cossi, se reunió días atrás con hosteleros de la Plaza Mina que han visto como la obligación impuesta por el Ayuntamiento de Cádiz de reubicación de las terrazas les está afectando de manera negativa en el transcurso de un verano ya de por sí complicado para el sector.

Juancho Ortiz, una vez analizada la alternativa que proponen estos hosteleros al concejal de Urbanismo, Martin Vila, han pedido al mismo que rectifique su postura con las terrazas de la Plaza Mina y escuche a los afectados que, según indicaron, realizaron una propuesta que puede y debe dar garantías de respeto a todos los ciudadanos y usuarios de la plaza.

Una ordenanza que ahoga a los negocios y al empleo

El concejal popular señaló que “no es comprensible que se esté imponiendo de la manera más restrictiva y sin alternativas para los afectados, una ordenanza que ahoga a los negocios y que ha provocado ya el despido de en torno a diez trabajadores solo en la Plaza Mina.

El nuevo emplazamiento es mucho más problemático, tanto para los camareros como para los clientes, dificultando tanto las medidas de distanciamiento de estos como el trabajo de los primeros”.

Juancho Ortiz señaló que la imposición de Vila “es un sinsentido que se ha cargado una decena de empleos e impide el acceso a personas con discapacidad a las terrazas además de provocar problemas con el mantenimiento y el riego de los jardines de la plaza.

Hay otras soluciones y el problema es que este hombre está obsesionado, y su sectarismo le impide ver qué hay otras maneras de gestionar este problema, sobre todo con diálogo y con un cuidado supremo por el empleo en una ciudad donde evidentemente no sobra”.

“25 años sin dar un problema y ahora le quieren dar la puntilla”

Los populares han coincidido con Horeca al analizar que “hasta ahora, y durante 25 años, las terrazas en Cádiz no habían supuesto problema alguno para los gaditanos, sino todo lo contrario, han creado empleo, han supuesto una oferta de ocio para los visitantes y para los vecinos y han convivido de la mejor manera posible con vecinos y usuarios de las plazas.

Justo ahora, en el año en que peor lo están pasando por el Covid, el Ayuntamiento de Cádiz, en vez de hacer como todos los municipios españoles, que están permitiendo ampliaciones, suprimiendo tasas e impuestos, se dedica a darles la puntilla. Es un desastre tras otro”.