La Fiebre del Nilo «no se transmite de humano a humano»

«Siempre tendría que darse transmisión de ave a mosquito y de mosquito a humano», explica Sergio Monge

La Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (Anecpla) ha llamado a la calma ante los casos del virus de la Fiebre del Nilo Occidental surgidos en las localidades sevillanas de Coria y La Puebla del Río. Ha explicado que «la transmisión se debe a la picadura del mosquito habitualmente del género Culex» y que «no se transmite de humano a humano».

El presidente de Anecpla, Sergio Monge, ha detallado que la transmisión del virus «se da a través de aves migratorias. Los mosquitos pican y después lo transmiten a los seres humanos y otros vertebrados, fundamentalmente caballos». Por tanto, ha asegurado que «siempre tendría que darse esta transmisión de ave a mosquito y de mosquito a humano».

Además, Monge ha destacado que con esta enfermedad, «el 80% de la población no presenta ningún tipo de sintomatología cuando se infecta». Así ha insistido en que «hablamos de un 20% con síntomas habitualmente leves, como fiebre o dolor muscular».

Eso sí, dentro de este porcentaje que sí presenta síntomas, Monge ha especificado que «hay un porcentaje en torno al 1%, que sí va a presentar síntomas graves. Estos pueden desembocar en encefalitis o enfermedades neurológicas más graves, que en casos muy excepcionales, pueden ser fatales».

FIEBRE DEL NILO EN ANDALUCÍA

Lo que sí han querido aclarar desde Anecpla es que en este caso de Andalucía, «estamos hablando de mosquitos del género Culex, que son los que habitualmente tenemos en verano en nuestras casas». «Al principio ha habido un poco de confusión porque han confundido este brote con mosquitos invasores del género ‘Japonicus’. De momento en Andalucía, no tenemos constancia de que el Japonicus haya invadido aquella zona», ha explicado.

Monge ha explicado que la fiebre del Nilo es una enfermedad que «es endémica en Andalucía desde el año 2010». Asegura que lo que ha ocurrido ahora, «según investigaciones en curso, es que ha afectado la climatología y ciertas condiciones ambientales que han podido favorecer un crecimiento exponencial de la incidencia de mosquitos».

Desde Anecpla cree que no tiene por qué haber incidencia mucho mayor de la que ya se ha dado. De esta forma, ha apuntado que «ya se están estableciendo estrategias de control de estos mosquitos para evitar precisamente que el brote vaya a más».

No obstante, desde la asociación han insistido en que lo mejor es «evitar en la medida de lo posible estas estrategias de remedio contra la Fiebre del Nilo. Así como establecer programas de actuación a lo largo del tiempo que hagan que no existan estos brotes y, si se dan, minimizarlos a su mínima expresión».