El Regional crea un hospital de radiología para exploraciones mínimamente invasivas

Este hospital cuenta con un espacio para la recepción y preparación de los pacientes para una exploración, así como para la fase de recuperación

El Hospital Regional Universitario de Málaga ha puesto en marcha un Hospital de Día de Radiología, un espacio hasta ahora inexistente en el centro y que atiende a los pacientes que acuden a realizarse exploraciones de radiología intervencionista mínimamente invasivas.

Ubicado en el área de Radiodiagnóstico, en el pabellón A del Hospital General, cuenta con un espacio reservado para la recepción y preparación de los pacientes de forma previa a una exploración de radiología intervencionista, así como para la fase de recuperación. En total, cada mes se atenderá a alrededor de 180 personas.

La directora de la unidad de Radiodiagnóstico del Hospital Regional de Málaga, Beatriz Asenjo, ha considerado que la incorporación de este servicio «supone una mejora de atención porque los pacientes no salen del área ni necesitan ser trasladados a otro pabellón, además de estar cuidados por el personal que conoce su patología y el procedimiento realizado, lo que es importante para su recuperación posterior». Hasta su puesta en marcha, estos pacientes eran atendidos en el área de recuperación de quirófanos.

Las intervenciones más frecuentes que son atendidas en este Hospital de Día son la puesta de reservorios para los pacientes oncológicos, las nefrostomías y las biopsias de diferentes órganos.

Cada año, esta unidad realiza más de 2.000 procedimientos de esta índole, han apuntado desde la Junta de Andalucía en un comunicado.

«Cuando finaliza la intervención, el paciente permanece en esta sala durante al menos dos o tres horas para ver su evolución y poner tratamiento en caso de surgir complicaciones. Para ello, la enfermería del Hospital de Día supervisa en todo momento sus constantes vitales, realizando los análisis que se requieran en cada caso. El paciente recibirá el alta en el día», ha explicado la responsable del servicio.

Además, en el momento del alta, reciben recomendaciones para mejorar el autocuidado en domicilio, que se refuerza con telecuidados al día siguiente del alta. Estas medidas aportan seguridad al paciente y a su familia, ha apostillado.

Este espacio cuenta con una sala diáfana en la que se han instalado cuatro puestos de sillones y uno de cama para los pacientes, además de un aseo, un almacén, un control de enfermería y una zona de informes para los facultativos.

Los puestos están dotados de tomas de gases medicinales –tanto de oxígeno como vacío–, para prestarles una completa atención.