Desalojan un bloque donde se escondían casi 50 ladrones

La operación, llevada a cabo por Mossos d’Esquadra, la Policía Local y la Policía Nacional, se efectuó con rapidez y sin ningún tipo de incidencias

Que a veces la realidad supera a la ficción es todo un hecho. No hay más que fijarse detenidamente en cuanto acaba de suceder. Y comprobaremos que aquello que la cueva de Ali Babá y los cuarenta ladrones ahora se ha convertido en un edificio…

Que incluso supera el número de cuarenta. Y es que los Mossos d’Esquadra, la Policía Local y la Policía Nacional han desalojado este jueves día 16 de los corrientes el edificio de la calle Jaume I del barrio de Cerdanyola de Mataró, en Barcelona, donde vivía medio centenar de ocupas, la mayoría de nacionalidad extranjera.

Toda una hazaña. El operativo policial se inició a primera hora de la mañana con efectivos de orden público ARRO de la policía catalana y efectivos de la brigada de extranjería de la Policía Nacional.

La operación ha sido rápida. La Policía Local ya notificó el lunes la necesidad de desalojar el edificio alegando problemas de seguridad y salubridad en el bloque, pero ante la actitud de los ocupas un juez de Barcelona ha autorizado la entrada en el inmueble este jueves a primera hora.

Cabe constatar que por la peligrosidad de los hombres que vivían en el piso, se ha decidido hacer el operativo con refuerzos policiales. Todo se ha desarrollado sin incidentes. Según han detallado fuentes municipales, de las 37 viviendas de la promoción había 25 ocupados con un total de 45 personas. Algunos de estos ocupas tenían antecedentes por robos con fuerza, robos violentos y tráfico de drogas.

Es decir: una nutrida reunión de delincuentes. Consumados. En este sentido, el jefe de la Policía Local de Mataró, Mateo Sánchez, explica que el bloque era foco de problemas con vecinos, dando pie a «discusiones y peleas».

«Si se hubiera ocupado cívicamente, no habría pasado nada, pero los vecinos no podían aguantar una ocupación con todos estos problemas», añade el presidente de la asociación de vecinos del barrio, Bangaly Toure.

Los vecinos ya se han quedado tranquilos. Los problemas y altercados eran constantes. Al menos cinco de los ocupas han pasado a disposición de la Policía Nacional por cuestiones de extranjería, pero el resto, a pesar de los antecedentes, han quedado en libertad.

Más datos: a los que estaban empadronados en Mataró, ya el lunes el Ayuntamiento les ofreció una alternativa a través de Servicios Sociales, pero sólo tres familias se acogieron en un primer momento.

Así las cosas y con respecto al bloque, ha quedado en manos de la Sareb, en que era la propietaria, y ha aceptado tapiar las entradas en los pisos.

En cualquier caso, y a pesar del éxito de la operación, los vecinos sospechan que los ocupas que han sido desalojados del bloque vuelvan a ocupar otros pisos de la zona, de los muchos que están vacíos, y de nuevo vuelva a empezar con la rueda que ha generado graves problemas de seguridad las últimas semanas en Mataró y en otros municipios del Maresme.