Reclaman la abolición de sujeciones mecánicas en centros de menores de Almería

El Defensor del Pueblo ha denunciado que, desde 2017, dos jóvenes han muerto tras ser sometidos a una contención mecánica, uno de ellos en 2019 en un centro de Almería

El Defensor del Pueblo ha reclamado la abolición de la sujeciones mecánicas para que no puedan emplearse como medio de contención en centros de internamiento de menores infractores de todo el territorio nacional.

Todo ello, teniendo en cuenta que, desde 2017, dos jóvenes han muerto tras ser sometidos a una contención mecánica, uno de ellos en 2019 en el centro ‘Tierras de Oria’ en Almería.

El Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, ha formulado recomendaciones al Ministerio de Justicia, a la Ciudad Autónoma de Melilla y a la Junta de Andalucía, con el objetivo de que se suprima esta medida.

En concreto, ha pedido a Justicia que derogue el apartado del reglamento de responsabilidad penal de los menores en el que se regulan las sujeciones mecánicas.

En su opinión, «es necesaria una decisión rápida y radical, que termine definitivamente con las sujeciones mecánicas».

Por otra parte, ha solicitado a la Junta de Andalucía y a la Ciudad Autónoma de Melilla que suspenda la práctica de sujeciones mecánicas a las personas que se hayan bajo custodia en los centros de su jurisdicción, dictando a tal efecto las instrucciones oportunas.

Para Fernández Marugán, «la práctica de la sujeción mecánica exige el uso de la fuerza, por lo que constituye siempre una situación de riesgo, estando en juego derechos tan fundamentales como el derecho a la vida y el derecho a la integridad física».

Desde 2017, dos jóvenes han muerto (Melilla y Almería) tras ser sometidos a una contención mecánica, tal y como han señalado desde la institución.

Fernández Marugán ha insistido en que «no puede volver a morir nadie en España en estas circunstancias».

«Lo rechaza la conciencia, lo rechaza la justicia, lo rechaza el derecho de estos adolescentes a ser protegidos por el Estado para que puedan alcanzar una vida plena en la que superen, ya adultos, las dificultades que les llevaron a terminar en una privación de libertad antes de la mayoría de edad», ha asegurado.

El Defensor ha abogado por «técnicas no invasivas, propias de una nación civilizada y del desarrollo del conocimiento científico, que permiten abordar con éxito situaciones límite sin poner en riesgo la vida ni la integridad física de quienes han de ser sometidos a ellas».

Desde la institución, han informado de que sus técnicos inspeccionaron este pasado martes 16 de junio de nuevo el centro ‘Tierras de Oria’, en el que en julio de 2019 falleció un joven mientras se le aplicaba esta medida de contención.

Tras la muerte de Iliass Tahiri el 1 de julio de 2019 en este centro, Fernández Marugán inició una actuación de oficio que continúa en trámite.

Nueva visita a ‘Tierras de Oria’

Según ha indicado el Defensor, técnicos de la Institución han inspeccionado este miércoles 17 de junio de nuevo el centro ‘Tierras de Oria’, en el que en julio de 2019 falleció un joven mientras se le aplicaba esta medida de contención. Esta es la segunda visita a este lugar.

En marzo de 2018, el Defensor del Pueblo, en su condición de Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP), «ya encontró deficiencias» relacionadas con la práctica de contenciones mecánicas, tales como una falta de adecuación de la habitación para la aplicación de este tipo de medidas coercitivas y la ausencia de un libro de registro en el que quedara apuntado el uso de la contención a los menores.

Por ello, tras esta inspección, la Institución sugirió a la Junta de Andalucía que adecuara una habitación de mayores dimensiones para la aplicación de las sujeciones mecánicas, con la cama articulada y anclada en el suelo en posición central, con interfono y sistema de vídeovigilancia con audio.

Asimismo, el Defensor del Pueblo pidió a la Administración «una reflexión general sobre la idoneidad del empleo de esta medida en las actuales circunstancias (deficiencias estructurales y falta de formación del personal) en los centros de menores infractores».

Además, tras la muerte de Iliass Tahiri el 1 de julio de 2019 en este centro, Fernández Marugán inició una actuación de oficio que continúa en trámite y que ha derivado en estas recomendaciones para acabar con la práctica de sujeciones mecánicas en los centros de internamiento para menores infractores.