La Junta destina 23 millones al sector de la cultura para reactivar a la economía 

Patricia del Pozo ha defendido que este sector es esencial para reactivar la economía andaluza

La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, ha destacado este miércoles ante el Pleno del Parlamento el apoyo del Gobierno andaluz al sector de la cultura destinando 23 millones de euros para tratar de paliar las consecuencias de la crisis del coronavirus. Ha defendido que este sector es esencial para reactivar la economía andaluza.

Patricia del Pozo ha garantizado que para la Junta, fortalecer la cultura es construir sociedad y supone una oportunidad de desarrollo y crecimiento. Ha señalado que se ha pedido al Gobierno central la declaración de la cultura y el patrimonio histórico como bien esencial, como medida fundamental para defender al sector y su tejido productivo y para relanzar la economía, dada su vinculación directa con el turismo. Se ha mostrado convencida de que si no se reactiva también este sector será imposible salir de la crisis económica consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus.

Ha destacado que la Junta ha puesto en marcha en un tiempo récord el Plan de impacto para la cultura, que se moviliza 23 millones de euros con cuatro objetivos fundamentales, como son inyectar liquidez para el mantenimiento del empleo; paliar los daños ocasionados a raíz de paralización de las actividades; fortalecer la oferta, y reactivar la conservación y restauración del patrimonio histórico. Ha indicado que se trata de una hoja de ruta fruto de un diálogo intenso con el universo cultural andaluz.

Asimismo, ha dado cuenta de las tres nuevas subvenciones en concurrencia no competitiva por valor de tres millones de euros, con el objetivo de paliar la disminución de la actividad económica en la práctica totalidad de sectores culturales y lograr el mantenimiento del empleo en el sector, y que se incluyeron en un decreto ley aprobado por el Consejo de Gobierno el pasado 18 de mayo.

Estas líneas, que forman parte del Plan de Impacto para la Cultura, irán destinadas a la creación artística (1,2 millones), a la adquisición de lotes bibliográficos para las bibliotecas municipales (500.000 euros) y a ayudar la liquidez de las salas y espacios culturales ubicados en Andalucía y que tuvieron que cancelar sus espectáculos por el Covid-19 (1,3 millones).

Además, el decreto ley recoge la modificación de varias órdenes reguladoras de subvenciones en régimen de concurrencia competitiva en materia de producción y promoción audiovisual, artes escénicas y flamenco.

De esta forma, la Consejería busca posibilitar la concesión de tales subvenciones en este nuevo escenario generado por la Covid-19, limitando su vigencia a las convocatorias del presente ejercicio. Con estas modificaciones se asegura la financiación de los proyectos subvencionados, se incluyen como gastos subvencionables la utilización de canales digitales para la difusión y las actuaciones derivadas de los protocolos de seguridad y material sanitario, entre otros.

Patricia del Pozo ha concretado que la Junta va a destinar una inyección económica directa a la cultura y el patrimonio de 15 millones de euros, «la mayor inyección económica a los sectores culturales» en un periodo de seis meses y en la «peor crisis social y económica que ha vivido Andalucía».

Junto a ello, según ha agregado, se destinarán cinco millones para reprogramar y ampliar toda la programación para que nuestros artistas trabajen hasta final de año, así como tres millones para licitaciones y restauraciones en el patrimonio. «23 millones de euros, con la que está cayendo, al corazón del talento andaluz y de la recuperación económica de nuestra querida Andalucía», según ha dicho.

PSOE-A considera las ayudas «insuficientes»

Por su parte, el diputado del PSOE-A Javier Fernández ha indicado que las ayudas habilitadas por la Junta son «insuficientes» para resolver los problemas del sector de la cultura y ha pedido a la consejera que aproveche la Agencia andaluza de instituciones culturales y sus profesionales, pese a las «dudas» sobre su utilidad que quiere sembrar Vox, para reactivar la cultura.

Ha criticado el «ejercicio de propaganda» de la Consejería sobre las ayudas al sector, que resultan «insuficientes» y que generan «dudas» considerables. Ha pedido a la consejera rigor y que si estamos en una situación excepcional, se aporten recursos excepcionales y no se hagan más «recortes».

La diputada de Adelante Andalucía Ana Naranjo ha indicado que ya se verá en qué queda el Plan de impacto para la cultura y ha advertido de que que la apuesta por la cultura se tiene que traducir realmente en una apuesta presupuestaria y evitar «la propaganda».

Ha preguntado si las ayudas que va a destinar la Junta son de fondos propios y a quién se dirigen realmente, al tiempo que ha apuntado que el sector de feriantes sigue esperando ayudas de la Consejería de Cultura, que debería darle una respuesta.

El diputado de Vox Benito Morillo ha mostrado su preocupación por que la gestión de las subvenciones al sector cultural vaya a quedar en manos de un ente como la Agencia andaluza de instituciones culturales que tiene una más que dudosa «utilidad».

Ha recordado que la Junta decía hace un año que ese organismo destinada más de un 95 por ciento de sus recursos y presupuestos a pagar nóminas y gastos corrientes. Ha indicado que, sin duda, el problema es cómo se van a gestionar estas ayudas y sobre todo garantizar que lleguen realmente a quien las necesita.

Por su parte, la diputada del PP-A Pilar Pintor ha puesto en valor que la Junta considere al sector de la cultura como estratégico para la recuperación y la recuperación de la economía de Andalucía, sobre todo por su vinculación con el turismo. Ha recordado que el sector cultural aporta el 2,5 por ciento al PIB andaluz y ha defendido la petición de la Junta al Gobierno central para que este sector se declare «bien esencial».

El diputado de Ciudadanos (Cs) Javier Pareja ha señalado que son más de 30.000 pymes y autónomos y 60.000 empleos los que dependen de este sector, con lo que no podíamos dejarlos «abandonados a su suerte», sino que había que actuar, como ha hecho la Junta «a través de un decreto que tiene como objetivo la reactivación del sector» con diferentes líneas de apoyo.

En su opinión, este decreto «no pretende ser la solución definitiva a todos los problemas del sector», pero es, sin duda, un gran paso para garantizar el acceso a la cultura en condiciones de igualdad.