El párroco de San Rafael, en prisión por presunto abuso de menores

El sacerdote ha sido denunciado por la propia Fiscalía de la Diócesis

Era un secreto a voces que gravitaba por la ciudad de Jerez desde la amanecida de este miércoles 17 de junio. Respondía a un asunto delicado que precisaba del contraste de la noticia. Como de hecho así ha sido: el párroco de San Rafael ha ingreso en prisión por presunto delito de abuso de menores.

El sacerdote Arturo V.I. está siendo investigado por pederastia. Paradójicamente ha sido la misma Fiscalía de la Diócesis, con el obispo monseñor José Mazuelos a la cabeza, la que con firmeza ha denunciado este caso.

El párroco, como no podía ser de otra manera, ha sido inmediatamente apartado de sus funciones por la misma Diócesis de Asidonia-Jerez. Al menos hasta no se esclarezca todo lo sucedido en estos hechos que ha causado la lógica sorpresa en muchos vecinos de la zona.

Desde la Diócesis se operó el protocolo de régimen interno para estos casos, tan pronto fue receptora de cuanto había sucedido. Así las cosas, se procedió a remitir un informe a Roma donde, tras su pormenorizado estudio, ordenó d manera urgente la denuncia.

La investigación permanece bajo secreto de sumario. No en balde el proceso encara sus primeras fases, por lo que no se descartan más casos. El párroco de la iglesia de San Rafael se encuentra, por tanto, desde este martes 16 en prisión preventiva en Puerto II.

Nota de prensa del Obispado

La delegación de medios de comunicación social de la Diócesis de Asidonia-Jerez ha sacado un comunicado al respecto:

Ante la denuncia de un presunto caso de abuso sexual a un menor por parte de un sacerdote que trabaja en esta Diócesis, y sin menoscabo de la presunción de inocencia de la cual goza todo ciudadano, este Obispado quiere manifestar:

1.- que, una vez recibida la denuncia de dichas acusaciones, y en cumplimiento de la Ley, se han notificado de manera inmediata a la Fiscalía los hechos denunciados, e incluso en el trámite de diligencias previas este Obispado se ha personado como acusación popular contra el denunciado para colaborar en la búsqueda de la verdad.

2.- que este Obispado está a disposición de la Justicia para ayudar a esclarecer todas las circunstancias para la búsqueda de la verdad en todo lo que le fuera requerido.

3.- que siguiendo los protocolos establecidos por la Santa Sede, se han tomado las oportunas medidas cautelares, así como apertura del procedimiento canónico para estos casos.

4.- que en el día de hoy se nos ha hecho saber que la Juez del Juzgado de Instrucción Nº 3 de Jerez de la Frontera ha dictado Auto de prisión provisional comunicada y sin fianza contra dicho sacerdote.

5.- que este obispado nunca ha tenido noticias, denuncias o indicios sobre conductas irregulares de este sacerdote. De hecho a la hora en que ha obtenido la nacionalidad española, las autoridades solicitaron los correspondientes certificados de antecedentes penales tanto en su país de origen, como en España, sin que se encontrará antecedente penal alguno.

6.- que este Obispado ha recibido en el día de hoy instrucciones por parte del abogado de la parte demandante para que no se manifieste ninguna información sobre el caso que pudiera poner en riesgo la intimidad e identidad de la víctima con las consecuencias judiciales que pudieran producirse.

Confiamos en la labor y resolución de los órganos judiciales, condenamos firmemente este tipo de actos y pondremos todo nuestro esfuerzo para que estas conductas no tengan cabida en nuestra Iglesia.

No queremos que este hecho, lamentable y doloroso, empañe la labor de tantos sacerdotes que se entregan con entusiasmo y responsabilidad en su ministerio.