Tres jerezanos se traen la Europa League desde Lyon

Representantes de la Peña Atlética Doblete 96 de Jerez realizaron un viaje que nunca olvidarán para ver ganar a su Atlético de Madrid su tercer título en esta competición

Un viaje de ensueño donde no había tiempo para dormir, aunque sí para soñar y festejar.  La final de la Europa League entre Atlético de Madrid y Olympique de Marsella se ha vivido con intensidad para millones de seguidores atléticos en todo el mundo, y Jerez no podía perderse tal histórico evento, de ahí que tres dignos representantes jerezanos emprendieran un viaje que se les quedará en el recuerdo de por vida. Treinta y seis horas, Jerez y Lyon unidos por un sentimiento, unidos por el Atleti.

Dos de los tres jerezanos partieron de Jerez a las dos de la madrugada del miércoles camino de Santa Justa, donde un tren les llevaría hasta Gerona, donde se incorporaría un tercer jerezano de la peña más un amigo de éste de Barcelona, ya juntos, Sebastián Moya, Txema montero y Alejandro Soto, alquilaron un coche y salieron destino a Lyon.

Durante el partido disfrutaron de lo lindo con el juego que desplegó el atleti, con cada ocasión y cada uno de los tres goles que le endosaron al rival, inmortalizando el momento con varias instantáneas.

A la salida temieron un poco por su integridad debido a la inseguridad que se generó al compartir salida con los aficionados del Olympique de Marsella hacia los autobuses lanzadera, a donde tenían que dirigirse, siendo en número los franceses muy superiores a los españoles.

La vuelta la realizaron pocas horas después del pitido final del encuentro, a la una de la madrugada del jueves, llegando a Gerona a primera hora de la mañana, partiendo en tren hacia Sevilla a las 8 de la mañana, llegando a las 14:30 horas de la tarde. En total 36 horas sin dormir, con gran cansancio en el cuerpo, pero sobrellevado por la alegría.

Tras dos finales europeas perdidas, como atléticos estamos en una nube. Una de las cosas que más nos gusta es la cantidad de personas que nos felicita que no es fan de este equipo, y como del atleti somos pocos en Jerez, la verdad es que hemos recibido una gran cantidad de felicitaciones. Sebastián Moya relata que se trata de su primera final, por lo que está totalmente encantado que esta primera experiencia haya sido con un nuevo éxito del club de sus amores.

En Jerez, en la Peña Atlética Doblete 96, la cual se encuentra en el número 2 de la calle Cádiz, en la Urbanización Divina Pastora, junto al Bar los Estribos, en Jerez, se reunieron unas 50 personas para disfrutar de la final, siendo una noche de fiesta y diversión y mucho sentimiento, y es que ser del Atlético no es cualquier cosa.

Los peñistas jerezanos vivieron un partido inolvidable en el cual dos goles de Griezmann, uno en cada tiempo, y otro de Gabi al final, acabaron con la resistencia del Olympique de Marsella, significando la Tercera Europa League para el Atlético de Madrid.

El inicio de la final fue intenso porque el Olympique tenía prisa por adelantarse en el marcador. Quizá era consciente de que la única forma de hacerse con la Europa League era esa. O que la gasolina de su mejor jugador, Payet, estaba justita. Fuera por lo que fuera, Germain fue el primero que tuvo una ocasión pintiparada pero su disparo se marchó por encima del travesaño. La segunda ocasión fue para Payet, pero su remate lo atrapó Oblak.

El Atlético de Madrid, bien plantado en el terreno de juego, mostraban una presión alta, sobre todo en la salida del balón de los franceses y pronto llegó la primera oportunidad y el gol. Mandanda envió a Anguissa y éste no se percató de la presencia de Gabi, quién recuperó el esférico, se lo dio al más listo de la clase, Griezmann, para que pusiera el 0-1. El francés, fiel a su cita con el gol en Lyon (ya lo hizo con la Real Sociedad), no se puso nervioso y batió a Mandanda, llevando el delirio a los 10.000 rojiblancos que estaban en el Parc OL y, por ende, a los casi 26.000 que acudieron al Wanda Metropolitano.

El partido estaba donde quería el Atlético, pero es que se puso mejor poco después. Payet, que había sido duda en los días previos, se tuvo que retirar a la media hora de juego entre lágrimas. El Olympique, que había acusado el mazazo del gol, no se recuperó hasta el final del primer tiempo de ambos contratiempos.

Los atléticos salieron decididos a resolver por la vía rápida en la segunda mitad. Y vaya se lo lograron. Pase genial de Koke en un contragolpe al hueco para que Griezmann definiera como los ángeles, enviando el esférico por encima de Mandanda en su salida. Fue un golpe letal para los franceses, que veían como el Atlético ya era el que reinaba en el choque y cómo la Europa League estaba más cerca de viajar a la capital de España.

Las ocasiones se fueron sucediendo en el área marsellesa y Saúl y Koke estuvieron a punto de aumentar la diferencia mediado el segundo acto. Gran segundo tiempo de los nuestros, que no dieron opción al Olympique. El primer remate de los galos en la segunda mitad fue de Mitroglou en el minuto 80 con un cabezazo que se fue al poste.

El partido tuvo la historia que quiso el Atlético de Madrid. 32 años después, volvimos a Lyon para conquistar Europa. Era en la misma ciudad pero en otro estadio. El Atlético acabó redondeando la goleada con un tercer gol de Gabi. Tercera Europa League en nuestra centenaria historia en una temporada brillante.

OLYMPIQUE 0 – 3 ATLÉTICO

Olympique de Marsella: Mandanda; Sarr, Rami, Luiz Gustavo, Amavi; Anguissa, Sanson; Thauvin, Payet (Maxime López, 32’), Ocampos (N’Jie, 55’); y Germain (Mitroglou, 74’).

Atlético de Madrid: Oblak; Vrsaljko (Juanfran, 46’), Giménez, Godín, Lucas; Correa (Thomas, 88’), Saúl, Gabi, Koke; Griezmann (Fernando Torres, 90’) y Diego Costa.

Árbitro: Kuipers (Holanda). Mostró tarjeta amarilla a los blanquiazules Amavi (38’), Luiz Gustavo (75’) y N’Jie (78’); y a los rojiblancos Vrsaljko (23’) y Lucas (78’).

GOLES:
0-1. 21’. Griezmann 
recibe un pase de Gabi, encara a Mandanda y marca por bajo.

0-2. 49’. Griezmann envía por encima de Mandanda tras un servicio genial de Koke.
0-3. 89’. Gabi cruza dentro del área tras un pase de Koke.