«Es una barbaridad sancionar a una trabajadora por acudir a urgencias» 

Autonomía Obrera denuncia represalias contra los empleados del servicio de Ayuda a Domicilio en Cádiz

Ante los continuos expedientes disciplinarios, realizados de forma injustificada contra trabajadores de la empresa Domusvi (antes Sarquavitae), empresa que es la actual adjudicataria del servicio de Ayuda a Domicilio, la secretaría de colectivos de limpieza en Autonomía Obrera quiere poner en conocimiento de la opinión pública lo siguiente.

En este sentido, el sindicato denuncia que «a raíz de denuncias presentadas por distintos trabajadores así como de nuestro sindicato ante la inspección de Trabajo, cuyas resoluciones fueron favorables hacia la parte de los trabajadores, la empresa lejos de normalizar la situación ha decidido utilizar la represión hacia aquellos que presentan reclamaciones, con expedientes disciplinarios a trabajadores que se atreven a denunciar, en una clara maniobra y estrategia empresarial de crear miedo al resto del colectivo, el cual ya está muy precarizado al ser sus contratos mayoritariamente de jornada parcial».

La misiva continúa aclarando que «entre esos expedientes hay barbaridades, como sancionar a una trabajadora tras acudir a servicios de urgencia médica, y tras comunicar esta circunstancia a la empresa, Domusvi entiende que desatendió el servicio comunicándole una sanción grave, que actualmente está cumpliendo, otra ha sido simplemente porque el trabajador tras no poder ponerse en contacto con la coordinadora, acudió a la delegación de Asuntos Sociales para poder comunicar incidencias a la trabajadora social del Ayuntameinto de Cádiz, curiosamente son trabajadores/as que previamente realizaron denuncias laborales y que llevan muchos años en el servicio sin la menor duda sobre ellos».

Autonomía Obrera matiza que «la empresa actúa con total libertad y sin control alguno por parte de la Delegación de Asuntos Sociales que lejos de fiscalizar concienzudamente un servicio que prácticamente es en exclusiva mano de obra y la empresa una mera intermediaria, el Ayuntamiento de Cádiz vende públicamente a través de la Delegada Ana Fernández, el aumento de servicios de Ayuda a Domicilio. Lo que no dice, claro está, es como afecta a los trabajadores dicho aumento. Este aumento de servicios, lo ha subsanado la empresa firmando un acuerdo con algunos miembros del Comité de Empresa, a pesar de que la Asamblea de Trabajadores votó en contra del mismo, no es otro que saltarse el convenio provincial de limpieza no dando preferencia a los trabajadores a tiempo parcial frente a las nuevas contrataciones, sino obligando a los trabajadores a firmar una bolsa de recuperación de horas no contemplada en convenio, requisito indispensable si quieren aumentar su jornada».

Asimismo, anuncia «que los próximos días 22 y 24 de mayo a las 12:00 horas, desde la sección sindical de Autonomía Obrera comenzaremos con una serie de concentraciones en la puerta de Domusvi, sito en la calle Nueva, con intención de generar conciencia de la desprotección a la que muchas trabajadoras y trabajadores se sienten sometidos, de las represalias que compañeras y compañeros sufren, de una empresa cuya actitud nos obliga constantemente a recurrir a los juzgados o a la inspección por vulneración de derechos fundamentales o por reclamación de cantidades, por un colectivo cuya conciliación laboral y familiar es prácticamente inexistente y para la dignificación de unos trabajadores/as cada vez más precarizados dada la impunidad con la que actúa Domusvi, gracias al Ayuntamiento de Cádiz y a la sumisión de algunos miembros del Comité de Empresa».

El comunicado concluye advirtiendo de que «no descartamos aumentar dichas propuestas al propio Ayutantamiento ante las últimas declaraciones de Ana Fernández, pues no nos valen ya sólo buenas palabras, las promesas de un futuro pliego o una hipotética municipalización. Queremos actuaciones inmediatas en las que cese la represión empresarial y se  reduzca la precariedad. Como decimos, el Ayuntamiento debe de impedir represarías empresariales de éste tipo que son repugnantes y bochornosas».