La Junta anuncia que más de 600 autónomos y pymes reciben préstamos al 100%

El consejero ha defendido que la Junta está tomando medidas para tratar de afrontar la crisis económica, teniendo como prioridad mantener la liquidez de autónomos y empresas

El consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo, ha anunciado este jueves que más de 600 autónomos y pequeñas empresas andaluzas se han acogido en sus primeros días de funcionamiento al programa de préstamos avalados al cien por cien que la Junta de Andalucía ha puesto en marcha con el objetivo de ayudar a ambos colectivos a compensar los efectos que el estado de alarma ha provocado en su actividad, con dificultades de liquidez ocasionadas tanto por la disminución de la actividad y la caída de ingresos como por la dificultad de acceso al crédito.

Según ha expuesto ante la Diputación Permanente del Parlamento, que se ha desarrollado en el salón de pleno, en concreto, son ya 620 las operaciones recibidas por las entidades financieras y tramitadas por la sociedad de garantía recíproca Garántia, a través de la cual el Gobierno andaluz ha articulado esta línea de créditos garantizados al 100% por la propia Garántia. Se trata de una línea de préstamos que contempla operaciones de hasta 50.000 euros, con hasta un año de carencia y un plazo de hasta cinco años para su devolución.

Desde la firma del convenio, el pasado 31 de marzo, y hasta el pasado martes 14 de abril, el importe total de las 620 operaciones gestionadas se sitúa en 19 millones de euros. Juan Bravo ha destacado la gran acogida de esta medida, pese a llevar apenas dos semanas operativa (realmente 8 días hábiles debido a la Semana Santa), entre los autónomos y pymes, especialmente micropymes, de toda la región.

«Estamos muy satisfechos. La iniciativa está funcionando razonablemente bien. De hecho, sólo este pasado martes entraron más de 150 operaciones, por importe total de 4 millones de euros. Nuestra previsión es que el ritmo debería ser creciente, en torno a 1.000 operaciones semanales por importe de 25 millones», ha avanzado Bravo.

En este sentido, el Gobierno andaluz considera imprescindible atender las posibles necesidades financieras de pymes y autónomos para amortiguar el impacto económico de la crisis sanitaria en Andalucía, y para ello acordó transferir 36 millones de euros al Fondo de Provisiones Técnicas de Garántia, de la que es socio mayoritario, para activar esta línea de financiación que está permitiendo avalar operaciones financieras y que generará un efecto multiplicador de hasta 500 millones de euros.

El consejero ha vuelto a solicitar al Ministerio de Hacienda que convoque con urgencia el Consejo de Política Fiscal y Financiera para coordinar las políticas presupuestarias, financieras y de endeudamiento entre la administración estatal y las comunidades y abordar la aportación de recursos adicionales por parte del Gobierno central, así como la articulación de los mecanismos financieros necesarios para que las comunidades puedan hacer frente a la doble crisis que enfrentan por el coronavirus, la sanitaria y la económica.

«Necesitamos recursos adicionales para hacer frente a esta crisis», según ha sentenciado Bravo, quien ha apuntado que las comunidades tienen prohibido generar déficit y ha preguntado cómo van a financiar los gastos generados por esta crisis con unos ingresos menguantes.

El consejero ha defendido que la Junta está tomando medidas para tratar de afrontar la crisis económica, teniendo como prioridad mantener la liquidez de autónomos y empresas, que no se pierdan empleos, y las agilizaciones administrativas, al tiempo que ha defendido la política de bajada de impuestos.

Ha recordado que Andalucía sigue infrafinanciada con el actual sistema de financiación en un importe, que en el mejor de los casos, representa 800 millones de euros anuales. Pese a esta situación, ha puesto en valor que el año 2019 se cerró con un superávit de 32 millones de euros, contando con el presupuesto más social de la historia de la comunidad y aplicando una bajada de impuestos que ha permitido aumentar la recaudación de 500 millones.

Intervenciones de los grupos

Por su parte, el portavoz parlamentario del PSOE-A, José Fiscal, ha manifestado que se ha visto en este país que pedirle lealtad al conjunto de la derecha «es como pedirle peras al olmo, porque la experiencia así lo dice». Ha manifestado que, en cambio, el PSOE-A sí ha demostrado estar a la altura de las circunstancias y, por ejemplo, ha apoyado, por lealtad y responsabilidad, los decretos ley que está presentando la Junta en esta situación de estado de alarma, aunque no les guste el contenido de los textos.

Ha manifestado que a los socialistas les «aterra» el papel del actual Gobierno andaluz ante el escenario económico que se avecina. Ha denunciado que la política de bajada de impuestos decidida por la Junta, en especial la eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones, ha provocado que ahora se deje de contar con unos ingresos que serían fundamentales en esta situación actual.

El diputado de Adelante Andalucía José Ignacio Sánchez ha manifestado que la crisis del coronavirus coge a Andalucía con una «fragilidad bestial» en materia de actividad económica, sistema productivo y generación de empleo y ha mostrado su preocupación por que la respuesta fiscal de la Junta siempre sea la misma con independencia del escenario económico, bajar impuestos. Ha reprochado a la Junta que saque pecho sobre un superávit en 2019 que «no es tal».

El diputado de Vox Manuel Gavira ha manifestado que la crisis sanitaria que va a desembocar en una crisis económica no se debe resolver con más deuda como primera opción, sino con más imaginación en las medidas adoptadas, sobre todo, porque el Gobierno central «no nos va a apoyar a ninguno de los andaluces».

Ha puesto como ejemplo el hecho de que el Ejecutivo nacional «no haya querido pagar» a la comunidad los 537 millones que le debe por la liquidación del IVA, un dinero que vendría muy bien en estos momentos. Ha señalado que las circunstancias obligan ser más rigurosos en los gastos y a eliminar aquellos superfluos.

La presidenta del Grupo Popular, Loles López, ha manifestado que la prioridades del Gobierno andaluz son salvar vidas y afrontar la situación económica y las dos se engloban en un mismo objetivo, que es la anticipación. Ha señalado que, antes que ninguna otra administración, la Junta puso sobre la mesa 900 millones para autónomos y pymes.

Ha puesto en valor la lealtad y el apoyo de la Junta a los creadores de empleo, a autónomos, pymes y empresas, porque son fundamentales para levantar la economía de esta tierra. Ha advertido de que quien piense que administración sola es la que tiene que levantar la economía, «mal vamos», porque lo público no es suficiente.

La diputada de Ciudadanos (Cs) Mónica Moreno ha manifestado que llevamos más de un mes esperando que el Gobierno central entienda que Andalucía es parte importante de este país y que si esta comunidad tropieza por no poder financiarse, España también se cae.

Se ha preguntado por qué el Gobierno ha tardado tan poco en retirar a Andalucía el dinero de las políticas activas de empleo y está tardando tanto en pagar los 100 millones que ha comprometido para esta comunidad para hacer frente a la crisis del coronavirus y que son «insuficientes».