Detienen a unos padres por llevarse a su hijo de siete años, tutelado por la Junta

Los presuntos autores de los hechos aprovecharon una visita programada sin supervisión para no entregar al pequeño

El Grupo de Menores de la Unidad de Policía Adscrita a Andalucía en la provincia de Málaga detuvo en la localidad de Nerja, el pasado 2 de marzo, a dos personas de 27 y 39 años por un presunto delito contra los derechos y deberes familiares, tras haber sustraído a su hijo, un menor de siete años tutelado por el Servicio de Protección de Menores de la Junta de Andalucía.

Los presuntos autores de los hechos aprovecharon una visita programada sin supervisión durante finales del pasado mes de diciembre para no entregar al pequeño a la hora acordada en las dependencias de la Asociación Hogar Abierto, colaboradora del servicio de Protección de Menores andaluz.

Así, la Unidad de Policía Adscrita comenzó las investigaciones pertinentes para localizar al menor, aunque, según ha informado el Gobierno andaluz, se encontraron «con gran dificultad» debido a que los presuntos autores contaban con una red familiar paterna muy amplia y con constantes cambios de domicilio, que dificultaron la operación.

Tras consultar los distintos organismos oficiales de la Junta de Andalucía, los investigadores constataron que ninguno de los tres (padres e hijo) habían recibido asistencia médica, tampoco constaba inscripción escolar o petición de cambio de colegio del menor ni solicitud de prestaciones en los servicios sociales de la provincia.

Pese a las dificultades, los agentes del Grupo de Menores finalmente consiguieron localizar una vivienda en la localidad de Nerja, donde al parecer se ocultaba la unidad familiar, y que estaba alejada de cualquier núcleo de población con el fin de dificultar la detección de su presencia.

La investigación puso de manifiesto que la vivienda había sido alquilada meses antes de la sustracción del menor, «como un plan orquestado para dificultar su localización enclaustrando al pequeño durante varios meses».

Una vez activado el correspondiente dispositivo policial en el entorno de la vivienda, la Unidad Adscrita consiguió rescatar al menor el pasado 2 de marzo, procediendo además a la detención de sus padres.

Con la remisión del atestado policial y la puesta a disposición judicial de los detenidos, la Autoridad Judicial asumió la dirección de la investigación el pasado 4 de marzo, tras más de dos meses de investigación policial.

En cuanto al niño, fue de nuevo entregado al Servicio de Protección de Menores de la Junta de Andalucía, bajo cuya tutela continúa. Así, la Unidad de Policía Adscrita agradece la «imprescindible colaboración» durante la investigación del Servicio de Protección de Menores, el Servicio Andaluz de Salud y la Delegación Territorial de Educación de la Junta de Andalucía.