La Policía Local de Sevilla ha interpuesto hasta mediados de octubre un total de 5.475 multas a ciudadanos por consumo de alcohol en la vía pública en la capital andaluza frente a las 1.717 sanciones registradas en todo el año 2019, lo que supone un 319 por ciento más hasta el momento.

Según han informado desde el Ayuntamiento de Sevilla a Europa Press, de las casi 5.500 sanciones interpuestas, un total de 3.758 se han realizado hasta septiembre de este año, mientras que en los primeros 12 días de octubre ya se han alcanzado las 1.440 aproximadamente.

Todas estas acciones se enmarcan dentro del refuerzo de actuaciones que lleva a cabo la Policía Local para, además de garantizar el derecho al descanso de los vecinos, impedir el consumo de alcohol en la calle teniendo en cuenta la especial situación que se vive ante la pandemia originada por el coronavirus, así como para garantizar el cumplimiento de las medidas sanitarias.

Medidas más duras para evitar los botellones 

En este sentido, cabe recordar que ya está en vigor en Sevilla el endurecimiento de las sanciones para evitar los botellones, con multas que han alcanzan los 300 euros, el máximo legal permitido, frente a los 100 euros anteriores. Esa cuantía se aplicará en los casos en que los agentes consideren que existe una «especial gravedad» por el elevado número de personas, la falta de medidas de seguridad o su incidencia sobre la salud pública.

Este aumento de la cuantía responde a la continuidad de las concentraciones en las calles de la ciudad en un marco de pandemia sanitaria pese a la ampliación del dispositivo policial, el adelanto de las horas de cierre de los parques y la multiplicación de las denuncias.

Estas sanciones por consumo de alcohol en la vía pública se basan en la Ley 7/2006, de 24 de octubre, sobre potestades administrativas en materia de determinadas actividades de ocio en los espacios abiertos de los municipios de Andalucía. La permanencia y concentración de personas que se encuentren consumiendo bebidas o realizando otras actividades que pongan en peligro la pacífica convivencia ciudadana, es una infracción de carácter leve tipificada en el artículo 8 de la mencionada ley.

Fin de semana negro en Sevilla 

La Policía Local de Sevilla interpuso durante las noches del viernes, sábado y domingo, marcadas por el puente festivo del Pilar, 794 sanciones por consumir bebidas alcohólicas en la calle, causar molestias a los vecinos y no llevar puesta la mascarilla, según el balance efectuado por este cuerpo adscrito a la Delegación de Gobernación y Fiestas Mayores del Ayuntamiento hispalense.

El número de sanciones fue disminuyendo conforme avanzaba el puente, con 370 el viernes, 288 el sábado y 136 las pasadas noche y madrugada por efecto de la medida de endurecimiento de las sanciones anunciada el viernes, tal como indica el Ayuntamiento en un comunicado. Con este balance, el dispositivo de control para evitar las concentraciones de jóvenes en la calle roza ya las 4.800 sanciones este año.

«La gravedad de la crisis sanitaria por la Covid-19 es tal que se han endurecido las sanciones por botellona. De ahí que se hayan empezado a tramitar expedientes sancionadores que alcanzan el máximo legal permitido. Es decir, hasta 300 euros, frente a los 100 euros que se imponía hasta ahora», según ha explicado el delegado del ramo, Juan Carlos Cabrera (PSOE).

Vigilancia del cumplimiento de las exigencias sanitarias

Así, explica que primero la Policía Local de Sevilla realiza una actuación preventiva de tarde para disuadir las concentraciones, pero «no tiene más remedio que actuar y sancionar cuando detecta concentraciones de personas que no sólo incumplen la ley antibotellona, sino que ponen en riesgo la salud propia y la de los demás».

Este dispositivo policial para el control de la botellona y las actividades de ocio nocturno y enmarcado, además, en la vigilancia del cumplimiento de las exigencias sanitarias para prevenir el contagio por la Covid-19, se desplegó por numerosos puntos de la ciudad.

Entre ellos, destaca la zona del Real de la Feria, el entorno de la Alameda de Hércules, la Buhaira, el Parque Guadaíra, El Porvenir, El Plantinar, las calles Cristo de la Salud y Campamento (Nervión), el Parque Infanta Elena, el entorno de la calle Feria (Plaza de la Mata, calle Joaquín Costa, Plaza Calderón de la Barca), Santa Clara, el entorno del mercado de abastos de La Candelaria, las calles San Jacinto y Pelay y Correa (Triana) y los bajos del río Guadalquivir entre las calles José Díaz y Radio Sevilla, y el Paseo Juan Carlos I.

El dispositivo policial comenzó a desplegarse estos días atrás a partir de las 20,00 horas con el objetivo preventivo de evitar las concentraciones de jóvenes en la calle, y posteriormente se prolongó durante la madrugada.