La Guardia Civil ha detenido a ocho personas, de las que seis ya han ingresado en prisión, tras desmantelar una plantación de marihuana en una finca agraria de Montizón (Jaén). Allí se han intervenido 8.210 plantas en estado de maduración avanzada y listas para su recolección.

Se trata de la mayor plantación de marihuana desmantelada hasta el momento en la provincia de Jaén y se ha llevado a cabo en el marco de la operación ‘Ageis’. Durante más de tres meses, agentes de la Guardia Civil han estado realizando una investigación sobre actividades realizadas en el interior de esta finca de más de cuatro kilómetros de extensión.

La finca contaba con dos plantaciones. La principal, con más de 6.000 plantas, estaba ubicada aprovechando la gran extensión de la finca, su orografía y la vegetación. La segunda se encontraba situada en el lateral de una nave, en la que se localizaron más de 2.000 plantas de marihuana. Esta, al no disponer de vegetación que pudiera ocultarla, contaba con mallas de color negro en todo su perímetro; lo que la hacía prácticamente invisible desde el exterior.

Drones para localizar la marihuana

Las plantaciones contaban con una balsa de agua y un sistema de riego de grandes dimensiones. Debido a la extensión de la explotación, la Guardia Civil ha utilizado drones para la localización exacta de las plantaciones; y así poder observar la manipulación y vigilancia de la que disponían los cultivos.

Las plantaciones disponían de una fuerte vigilancia de manera continua; y los vigilantes se situaban en zonas estratégicas para alertar de una posible presencia policial, e impedir que las plantas de marihuana fueran sustraídas.

Sobre los detenidos

De los ocho detenidos, dos son de nacionalidad marroquí y residentes en Linares (Jaén), de 31 y 41 años. Supuestamente, eran los encargados de realizar las labores de cultivo. Otros cuatro detenidos eran de nacionalidad albanesa, de 25, 28, 34 y 44 años; tenían residencia en la finca; y realizaban labores de vigilancia las 24 horas del día. Estos seis detenidos han ingresado en prisión tras pasar a disposición judicial.

Los últimos dos detenidos son de nacionalidad española y vecinos de Montizón. Se trata de un varón de 45 años y una mujer de 43. Supuestamente, eran los encargados del abastecimiento y logística; ya que los responsables de la vigilancia no abandonaban la finca en ningún momento por motivos de seguridad.