La hermandad del Prendimiento de Cádiz suma y sigue en tiempos difíciles de Coronavirus como los que nos están tocando vivir. Aunque era un estreno previsto para el pasado Lunes Santo, que no pudo visualizarse por la suspensión de las salida procesionales de la Semana Santa por el Coronavirus, ya pueden contemplarse, en la Iglesia del Beato Diego.

Se encuentran totalmente finalizados los respiraderos frontal y trasero del paso de misterio tallado y ejecutado por el tallista Felipe Martínez Oliver. Ambos respiraderos se van a encontrar expuestos en la Iglesia del Beato Fray Diego José de Cádiz del 13 al 31 de octubre, ambos inclusive, los martes y viernes de 18:30 a 20:30 horas y los sábados de 11:00 a 13:00 horas.

En el paso, realizado en estilo barroco en madera de cedro, destacan los originales volúmenes de su talla y el gran movimiento que transmite. Es un diseño y talla valiente y personal, ya que presenta un conjunto totalmente vegetal. Se adorna con abundantes hojas de acanto, de vueltas y huecas, muy acorde con la escena que se representa en el misterio.

Tipo de ornamentación

Precisamente este tipo de ornamentación, con la ausencia de imaginería menor, muy frecuente en otros pasos de la ciudad. Esto aporta un elemento distintivo y original a la Semana Santa de Cádiz. El respiradero delantero luce una cartela que hace referencia a la Real Congregación, título más antiguo de la Hermandad. Está rematada con la corona Real y en el respiradero trasero se contempla una original corona de espinas sobre el acrónimo JHS.

Además, se pueden admirar ya finalizados en su talla los cuatro relicarios para el canasto tallados en madera de Santos Franciscanos y Carmelitanos. En su caso los de la Congregación de la Vela y Mayor Culto al Santísimo Sacramento, Franciscana y Carmelitana Hermandad de Penitencia de Nuestro Padre Jesús en su Prendimiento, María Santísima del Patrocinio y Beato Fray Diego José de Cádiz títulos con los que cuenta la Hermandad.

Estos relicarios completan el conjunto con los relicarios del centro delantero que representa una custodia, motivada por el carácter sacramental de la hermandad. Y con la trasera que porta una reliquia del Beato Diego.