Agentes de la Policía Nacional han intervenido un arma de fuego a dos ocupantes de un vehículo; después de que tratasen de darse a la fuga en un control efectuado en Marbella (Málaga).

Los funcionarios esquivaron el coche para evitar ser arrollados tras una maniobra brusca del conductor. Asimismo, acabaron interceptando el automóvil y deteniendo a sendos británicos; de 29 y 30 años, por su presunta implicación en los delitos de tenencia ilícita de armas, atentado a agentes de la autoridad y contra la seguridad vial.

Control en Puerto Banús

Los hechos tuvieron lugar a principios de mes, cuando la Unidad de Prevención y Reacción de la Policía Nacional realizaba un dispositivo de identificación de personas y control de vehículos en Puerto Banús. En este contexto, los agentes observaron un coche de alta gama y matrícula inglesa cuyo conductor adoptó una actitud sospechosa ante la presencia policial.

Una vez dieron el alto al conductor, este, de modo sorpresivo, llevó a cabo una maniobra brusca y estuvo a punto de atropellar a varios policías. Rápidamente, los agentes de la Policía Nacional reaccionaron y cerraron la vía de huida, interceptando el vehículo. En el interior del coche, intervinieron un revólver (calibre 38) y varios cartuchos.

Los ocupantes mostraron una gran resistencia activa a la detención, provocando lesiones leves a un agente. Finalmente, resultaron detenidos por su presunta responsabilidad en los hechos.

Un suceso similar en Málaga

A finales del pasado mes de septiembre, el conductor de un vehículo que se dio a la fuga tras ser reclamado por agentes de la Policía Nacional y embistió a un coche patrulla fue detenido en Antequera.

El infractor, un hombre de 43 años, de nacionalidad española, estaba en busca y captura. Además del incidente con la Policía Nacional, le acusan de otro delito por amenazas graves con arma blanca.

Así lo ha confirmado la Comisaría provincial de Málaga en una nota de prensa. Uno de los agentes de una dotación policial observó al conductor de un vehículo que, solo unas horas antes, había sido denunciado por un conocido; que le acusaba de haberlo amenazado de muerte con un cuchillo en un camping de Antequera.

Una vez dado el alto al sospechoso por parte de la Policía Nacional, emprendió la huida. El conductor, que iban a identificar los agentes, aceleró la marcha; haciendo caso omiso a las indicaciones de la Policía Nacional de Málaga. Para ello, incluso se realizaron señales acústicas y luminosas por parte de la patrulla. Una vez emprendida la huida, comenzó así una persecución por las calles de la localidad malagueña.