Agentes de la Policía Nacional han detenido en Sevilla a los presuntos autores de un apuñalamiento en las Tres Mil Viviendas. A los detenidos se les acusa de varios delitos de tentativa de homicidio, amenazas graves, tenencia ilícita de armas, tráfico de estupefacientes y defraudación del fluido eléctrico.

En los registros practicados en los domicilios de los arrestados se intervinieron una pistola y un revolver detonador; un chaleco antibalas, una placa emblema de la Policía Nacional así como una defensa extensible, según detalla la Policía en un comunicado que destaca que la denuncia de la víctima permitió encauzar la investigación.

Los hechos ocurridos en la madrugada del pasado día 25 de julio, cuando se produjo una agresión que terminó con un herido grave por arma blanca en las Tres Mil Viviendas. El origen de la agresión, según informa la Policía, fue porque el hermano de la víctima había intentado mediar en una discusión entre su prima y la expareja de ésta. Motivo por el cual el agresor y otra persona que le acompañaba «no dudaron en sacar sendas navajas y de manera sorpresiva le propinaron una puñalada en el vientre al hombre causándole lesiones muy graves».

Una decena de personas armadas hicieron presencia en el domicilio de la víctima 

En ese instante comenzaron a concentrarse en el lugar otras personas por lo que el herido y su hermano tuvieron que huir del lugar y refugiarse en el domicilio familiar. Momentos después se personaron en el domicilio de la víctima, los dos agresores acompañados de un grupo de más de diez personas. Todos ellos armados con objetos contundentes, armas blancas y dos armas de fuego, comenzando a proferir amenazas contra la familia; causando destrozos en la puerta y ventanas de la vivienda, que se marcharon de la zona al llegar los agentes de Policía.

En ese momento se auxilió al herido y se le trasladó al hospital para ser intervenido de urgencia. Para la investigación fue fundamental que la familia de la víctima decidiera colaborar con la policía. De esta manera, identificaron a las dos personas supuestas autoras del apuñalamiento y al presunto cabecilla del grupo, padre de uno de ellos, los cuales son conocidos «por ser integrantes de un clan familiar que utiliza la violencia como medio para intentar imponer su dominio en la barriada».

Una vez identificados los principales autores, los agentes centraron la investigación en localizar los domicilios donde pudieran ocultarse las armas de fuego empleadas. El operativo culminó el pasado día 7 de octubre con la entrada y registro en dos viviendas sitas en la barriada de las Tres Mil Viviendas y en una parcela de Alcalá de Guadaíra (Sevilla). En dichos registros se intervinieron una pistola y un revolver detonador; un chaleco antibalas, una placa emblema de la Policía Nacional y una defensa extensible.

En una de las viviendas se hallaron dos plantaciones ‘indoor’ de marihuana con un total de 314 plantas. Estas estaban conectadas de manera fraudulenta a la red eléctrica, así como material para el cultivo de dichas plantaciones.